Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Gonçal López Nadal
Lunes, 21 de marzo de 2016
¿dos países, un sistema?

Hong Kong

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en:

En junio de 2004, en compañía del experto en la sociología del tango, el profesor Rubén  Berenblum, paseábamos por un parque "paqueto" de Buenos Aires, cuando dimos con un cartel publicitario de recuerdo imborrable: <Se ofrecen mucamas como las de antes>

Hong Kong
 

 

Conservo la foto. Recuerdo mi asombro cuando, diez años despues, constato en Hong Kong la ausencia de propaganda de tal calibre. La confluencia, perfecta, de los dos platillos de la balanza lo explica con claridad: la demanda se contempla en su ascendente clase media, e incluso, alta que, en términos absolutos, suponen bastantes centenares de miles de acomodados; la oferta: la lacerante e   Infrenable   legión de desposeídos que acumula el sudeste asiático.  Sirva su geografía urbana para ubicar a  sus inmigrantes, mayormente féminas, de Indonesia (preferiblemente en  Wanchai y Causeway Bay) y Filipinas (Central y Admiralty) a las que se adherirán, en menores proporciones, lo/as naturales de Vietnam, Bangla Desh yTailandia. Ese equilibrio, asumido sin ningún atisbo de perplejidad, constituye una de las características básicas de este microcosmos en el que se pretende conjugar, con tanta voluntad como contrasentidos, la máxima (o slogan) que lo posibilite: <un pais, dos sistemas>.

 La historia —su historia—, sin embargo,  nos permite comprender que su incorporación a la Republica Popular China, no iba a suponer un fenómeno rotundamente inédito. Esa bipolaridad viene precedida, de hecho, por la de de su violenta absorción por el entonces todopoderoso British Empire. Esta conoció de tres etapas; las dos primeras tuvieron al opio como eje, y ocasionaron el bombardeo de sus cañoneras, primero en 1842, a la propia isla y luego, diez años mas tarde, a la  península de Kowloon; en ambas, la obligatoriedad  de preservar sus fumaderos fue su imperativo argumental. La tercera y última aportó los "nuevos territorios", parajes isleños y continentales que confirieron algo de verde ambiental a lo que ya por entonces se vislumbraba como un verdadero hormiguero humano. En este caso, el tratado, pacifico, presupuso su cesión por 99 años. Mi hermano Juan Manuel me explica como al vencer el plazo convenido, los nuevos chinos exigieron su devolución; eso si, acompañada por la  de la isla y la peninsula, algo que los ya decadentes britanicos optaron sensatamente ( o resignadamente)  por acceder. Por consiguiente, Hong Kong y su hinterland ya sabía bien lo que era eso de "un país", definido  <colonia>, con dos sistemas:  el de los ingleses quienes gobernaron por arribita, entiendase, manteniendo un estricto control del trafico mercantil, y permitiendo a lo súbditos proseguir sus formas productivas prácticamente sin transformaciones substanciales en su vida cotidiana. Ambos sistemas apenas mantuvieron incompatibilidades  y, salvo ciertas  repulsas a la arrogancia y el racismo con sus correspondientes represiones y escarmientos, la colonia se mantuvo como un enclave ajeno a la larga marcha que con su timonel al frente, ocasiono el mayor cambio en la larga historia de la legendaria Cathay.
 

Hong Kong

 

En 1997 acabo la occidentalizacion de Hong Kong, y territorios afines. Estos, sin embargo, ya estaban plenamente insertos en "nuestro" way of life; de aqui que los pomposos propositos que pretendian incidir en un <win win> pueden acabar como el rosario de la aurora: en las postrimerias  del pasado verano, pensadores hongkonitas rechazaron la propuesta del sistema electoral exigido por Pekin. Este presupone que el nuevo gobernador de la excolonia debera contar con el visto bueno del PCCH (Partdo Comunista Chino, claro,). De aquellos lodos, reconocidos como <Occupay  Central> derivaron los lodos ya mundialmente reconocidos como "the umbrella revolution". Durante casi dos meses, zonas centricas y muy transitadas, especialmente Admiralty, se vieron transformadas en un área de acampada cuya bandera amarilla invitaba a la aplicacion de las normas democraticas de las que, a decir verdad, jamas,  habian disfrutado en su estatus de colonia britanica. Hace ahora apenas dos semanas, los ocupantes/estudiantes optaron por levantar las tiendas de campanya tras haber disenyado artisticamente su rebeldia en un mural bautizado como "Lennon Wall", hoy lamentablemente desaparecido. Ayer noche, 31 de diciembre, hubo quien reivindico el movimiento: toda una prueba de que la llama sigue viva. Y que el slogan establecido por los nuevos amos contiene mas paradojas que afinidades.

Mientras tanto, Hong Kong funciona. Es admirable la capacidad y esfuerzo de ciudadan@s y administradores en hacerlo viable. Hace tres años comprobamos, atonitos, el sencillo y extraordinario repliegue de sus masas cuando, al acabar los faustos de fin de anño, decenas de miles de personas se autoimpusieron un ordenamiento cuasiprusiano a la hora de reemprender el retorno a casa. Nada parecido a lo sucecido ayer en la roja y capitalista Shanghay en que una sonada estampida de noche vieja (dos lunaticos lanzaron billetes falsos del un balcon del Bund) ha dejado 35 cadaveres en sus calles. Otras manifestaciones paradigmaticas de la autoestima hongkonesa  quedan reflejadas en hechos tan distintos como el que afecta la higiene de sus urinarios publicos —la pequenya isla de Cheung Chau, destino del turismo local, se halla rebosante— y la disposicion sanitaria de sacrificar mas de 25000 pollos procecentes de la China interior por la mera sospecha de poder expandir la gripe aviar.

Hong Kon, si, funciona. Con ello deviene una genuina y ganadora marca en la competitividad global. Ciudad rascacielos; tras robar afanosamente espacio al mar y limitada por los bordes fisicos terrestres,  su única expansión  viable es, todavía, ahuecando espacios hacia arriba. Las autoridades, conscientes, negocian con los prohombres del comercio y las finanzas para facilitar los accesos de los transeuntes. Al mismo tiempo, sus diseñadores han puesto de relevancia un ejemplar sistema de transportes, aglutinando bajo la tarjeta milagrosa del "octupus" tranvias, autobuses, metros y ferrys. Y todo bajo la vigilancia constante de financieros y comunistas, los primeros, herederos privilegiados del legado que dejara el liberal-aduanero Adam Smith; los segundos, nietos de quien mejor interpretara el sentido confucionistas de los colores del gato: Den Xiaoping. Quizas sea esta la unica via de entrever la simbiosis que encierra el slogan. En este caso, solo permitiendo que. al amparo de la bandera roja de estrellitas amarillas, se de paso libre al "laissez faire" de los jerarcas del capital, cabrá encontrar la salida, ¿provisional?, al entuerto. Eso si, sacrificando igualdades sociales, acribillando insanamente la voluntada popular y negociando a la par los satrapas de la ideologia postmaoista y la de los dineros. ¿Aceptaran las gentes hongkonesas tales pactos? Dificil dilema. Mientras tanto, miriadas de ellos transitaran a diario por las multiples galerias de los pasos elevados y subterraneos,  observando como la obscenidad de las firmas mas elegantes contrasta con las colmenas minusculas en las que sobreviven. Si, en verdad, de ellos dependiera, ignoramos si escogerian entre la libertad o la igualdad. En su deshoje de la margarita esta la clave de su futuro.

 

Mientras tanto, los paladines del PCCh y los grandes monstruos de las financias respiran tranquilos.




 

Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios. Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress