Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Antonio J. Cuevas
Lunes, 23 de noviembre de 2015
el curioso origen de ciertas palabras

Etimologías

Guardar en Mis Noticias.

A veces es divertido investigar de donde provienen ciertas palabras, y no es demasiado difícil haciendo uso del mismo diccionario de la RAE o de algunos etimológicos.

Os propongo que juguéis a ello, pero para abrir boca, os adelanto solo algunos ejemplos de que esas palabras que usamos sin preguntarnos quiénes son sus padres a veces encierran una curiosa historia, un pasado lleno de matices.

 

  • Rebeca

 

Mi hija (de cinco años) tiene una amiga que se llama Rebeca. Cuando le hice ponerse una prenda que también se llama rebeca, le hizo mucha gracia. Estuve a punto de explicarle la etimología de la palabra referida a ese tipo de chaqueta, pero me di cuenta de que era demasiado pequeña para saber qué significaba «etimología» y para conocer a Alfred Hitchcock. ¿Que qué tiene que ver Hitchcock aquí? Mucho.

 

La propia RAE lo indica: la palabra «rebeca» es un tipo de chaqueta femenina, pero tiene su origen en «Rebeca, título de un filme de A. Hitchcock, basado en una novela de D. du Maurier, cuya actriz principal usaba prendas de este tipo».

 

  • Asesino

 

Resulta que la palabra «asesino» es de origen árabe, y quiere decir «adicto al hachís». No bromeo.

 

Al parecer, hace muchos, muchos años, en una galaxia muy cercana, en tiempos de las cruzadas vivía una secta chiita que atemorizaba a propios y extraños por su carácter sanguinario. Esta secta actuaba casi siempre bajo la influencia del hachís, de ahí que se les conociera como ḥaššāšīn, o comedores de hachís. El término se fue popularizando y llegando a diversas lenguas de occidente despojándose de su sentido original y quedando tan solo para definir a quien quita la vida a otro.

 

  • Pedante

 

Podéis pensar que lo soy yo al escribir esta entrada. Estáis en vuestro derecho. Pero pedante, en su origen, no era, como dice la RAE, una persona «engreída y que hace inoportuno y vano alarde de erudición, téngala o no en realidad», sino que tendríamos que irnos a la tercera acepción del término: «maestro que enseñaba la gramática a los niños yendo a las casas».

 

Así que «pedante» era como se llamaba hace tiempo a estos profesores a domicilio.  Lo que ocurría era que había más profesores que domicilios, y para ser contratados, hacían alarde de sus conocimientos ante sus potenciales clientes para que los contrataran a ellos y no a los otros. Y ya estaba armado el lío y el origen de un nuevo sentido de la palabra.

 

  • Fornicar

 

En principio «fornicar», en su origen latino, solo hacía referencia a tener relaciones sexuales con prostitutas. Viene de la palabra «fornix», que era el nombre que recibían las zonas abovedadas bajo los puentes y otras edificaciones donde, en tiempos del Imperio Romano, ejercían su labor las mujeres de la calle.

 

  • Ganga

 

Una ganga es este artículo, que os da mucha información por poco precio, vamos, gratis. Pero no, en su origen, «ganga» no era algo obtenido por debajo de su precio.

 

«Ganga»,  así lo recoge la RAE, es un tipo de ave, algo mayor que la tórtola. Al parecer este pájaro es bastante difícil de cazar, y encima, cuando por fin lo consigues, resulta ser de una carne muy dura, por lo que suponía mucho esfuerzo para poco beneficio. El nombre del pájaro es una voz onomatopéyica del sonido que hace. Y esta voz onomatopéyica pasó en principio a definir algo de poco provecho. Pero se comenzó a usar de forma irónica justo con el sentido contrario, y poco a poco la ironía fue desapareciendo, con lo que ha quedado con el sentido actual.

 

El listado de palabras con una etimología interesante y curiosa es inmenso, así que os animo a investigar, aunque no descarte traer otras cuantas por aquí en próximas entregas. Si os place, claro.


 

 


 

Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios. Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress