Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

José Manuel López García
Domingo, 2 de abril de 2017
el alma debe tender hacia la verdad

Platón y el alma

Guardar en Mis Noticias.

El hombre es un bípedo implume según Platón. La tripartición del alma, y las funciones respectivas de sus partes  son la expresión de las distintas capacidades humanas, en realidad, se puede decir también que son varias almas que están interconectadas.

A pesar del espiritualismo de J. Hirschberger y otros que afirman la unidad del alma en Platón, en sus diálogos se afirma, explícitamente, la existencia de una pluralidad de almas en el hombre.

 

Aunque teniendo en cuenta la evolución de la filosofía platónica, también se puede aceptar que el alma está dividida en tres partes, ya que él mismo no lo tiene muy claro, tal como se observa en sus escritos. Porque en los diálogos de Platón se observa la evolución, y el cambio de sus pensamientos a lo largo del tiempo. Indudablemente, el carácter dialéctico de la filosofía platónica contribuye, de un modo considerable, a la evolución de las ideas de este gran filósofo heleno, respecto a estas cuestiones antropológicas.

 

Según el fundador de la Academia la médula espinal, une y al mismo tiempo separa, dialécticamente, el alma racional del hombre, destinada a la inmortalidad, de las otras almas perecederas y explica, a través de la comunicación que posibilita el que alma y cuerpo lleguen a funcionar «armoniosamente», de acuerdo con el ideal pitagórico. Por otro lado, asume la teoría cerebral del alma, lo que le diferencia de su discípulo y amigo Aristóteles.

 

El alma irascible, a la que pertenecen los afectos nobles  como la ira, la ambición, el valor y la esperanza, quedó albergada en el corazón, mientras la concupiscible quedó atada  como «bestia salvaje» en el bajo vientre, y separada de la primera por el «muro» del diafragma. En el Timeo Platón se extiende en consideraciones psicofisiológicas pormenorizadas, sobre la función de los pulmones, el hígado, etc. En el diálogo Fedro, el corcel de banco pelaje y cabeza erguida representa el honor y la fortaleza, que resiste los embates del caballo negro y ojos sanguinarios, cuyos impulsos son atemperados (templanza), cuando el auriga, símbolo de la razón, posee la habilidad suficiente (prudencia) para tratar de alcanzar el equilibrio inestable,  y tratar de alcanzar la armonía (justicia).

 

Copleston comentando la antropología platónica escribe: «no puede evitarse la impresión de que Platón creía en la inmortalidad realmente personal».Para Aristocles que era el verdadero nombre de Platón el alma es el principio del movimiento. Además, parece claro que el alma es la parte divina del ser humano, ya que entra en contacto con las Formas o Ideas inmutables, perfectas y eternas. En el diálogo  Fedón o sobre la inmortalidad del alma Platón afirma la naturaleza deiforme y simple del alma, o lo que es lo mismo, indica que es espiritual.

 

Desde la antropología platónica el alma debe tender hacia la verdad, ya que la auténtica riqueza está en la sabiduría que puede poseer el alma racional.

 

En el Timeo escribe Platón: «La única cosa existente que posee la inteligencia propiamente dicha es el alma, y es una cosa invisible, mientras que el fuego, el agua, la tierra y el aire son todos cuerpos visibles». Platón considera que los hábitos viciosos, el mal ambiente, etc., son causantes de las perturbaciones, o enfermedades del alma.

 

El dualismo antropológico platónico de alma y cuerpo está influido por la doctrina pitagórica, y es espiritualista e idealista. El alma racional o la inteligencia posee una localización en el cerebro que es la base fisiológica de la mente. En este sentido, la infravaloración del cuerpo, como cárcel del alma, realizada por Platón es entendible, desde el sistema conceptual elaborado por el maestro de Aristóteles, pero no es defendible o afirmable desde la perspectiva filosófica y científica del siglo XXI.

 

Aunque es cierto que el cuidado del cuerpo beneficia a la mente, y viceversa. La interacción entre alma racional o mente y cuerpo era admitida por Platón, y, actualmente, es destacada como algo esencial en el libre desarrollo de la existencia humana. Y la armonía entre alma y cuerpo es el equilibrio deseable que todo ser humano busca en su existencia para alcanzar la felicidad interior, y la serenidad. La anamnesis o reminiscencia es el saber como un recordar, el diálogo del alma consigo misma, según Platón. El alma no es simple, ya que es la plasmación de la complejidad de lo humano.


 

 

Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios. Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress