Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Antonio J. Cuevas
Lunes, 28 de septiembre de 2015
uso del género no marcado.

La peliaguda cuestión del género

Guardar en Mis Noticias.

No sé si me voy a meter en un berenjenal, pero no puedo obviar un tema que provoca muchas conversaciones y enfrentamientos: el género en el lenguaje.

No me voy a referir a cómo hablan o escriben los hombres a diferencia de cómo lo hacen las mujeres (si es que hay diferencias), sino a algo más puramente gramatical: la concordancia de género y, sobre todo, el uso del género no marcado.

 

Vayamos por partes.

 

  • Concordancia de género

 

A estas alturas del partido, todos tenemos claro que para escribir y hablar con corrección hay que hacer concordar el género del sustantivo con el del adjetivo que le acompañe. ¿Cómo sabemos de qué género es el sustantivo? No nos dejemos engañar por lo simple. Vale que la mayoría de masculinos acaban en -o y la mayoría de femeninos en -a. Pero hay muchísimos casos en que no es así. Hay femeninos como «peste», «canción», «ciudad», «matriz» o «libertad». Y masculinos como «lápiz», «césped», «destornillador», «país» o «amor», por poner solo algunos ejemplos. En estos casos tan solo podemos saber a qué género pertenecen por nuestra propia experiencia como lectores y hablantes, nuestra propia cultura.

 

 No quiero detenerme mucho más en este tema porque es algo que todos conocéis ya, pero si alguien quiere profundizar y saber lo que dice la RAE, puede consultarlo aquí.

 

Y ahora pasemos al tema del que de verdad quería hablar.

 

  • El género no marcado

 

 ¿Qué ocurre cuando un adjetivo debe concordar con dos sustantivos, uno femenino y otro masculino? Pues que hay que añadir un adjetivo que no marque ninguno de los dos géneros, que sirva para los dos a la vez, por eso se llama género no marcado.

 

Si el adjetivo no tiene variación de género, no hay problema. El niño y la niña felices, el toro y la vaca grandes… Pero si el adjetivo sí admite esta variación, tiene que concordar con uno de los géneros a la fuerza. No puede ir en los dos a la vez. Hay que elegir (el niño y la niña flacos, el toro y la vaca peligrosos). No se usan arrobas para hablar, ni se duplica innecesariamente el adjetivo. Y aquí viene la polémica. Puede que no sea lo justo, o puede que sí, puede que se trate de un rasgo definido por una sociedad machista, o puede que no, pero a día de hoy, el género no marcado es el masculino. Eso ocurre en los adjetivos, pero también en los sustantivos. Cuando se designan personas y animales, el masculino se utiliza también para hacer referencia a toda la especie, sin distinción de sexos. Y ocurre así tanto en singular como en plural.

 

En una oración como «un alumno aplicado conseguirá superar este curso» están incluidos todos los alumnos, tanto hombres como mujeres. Cuando decimos «El perro es el mejor amigo del hombre» no excluimos a las perras por un lado, ni a las mujeres por el otro. Puede ser políticamente más correcto, pero lingüísticamente sería una aberración tener que decir «el perro y la perra son los mejores amigos del hombre y la mujer». Lo mismo sucede con el plural. Si decimos «los gatos son muy independientes», están incluidos todos los gatos, sin distinguir su sexo.

 

Esto es así porque un principio fundamental de la lengua es el de la economía o el mínimo esfuerzo. No obstante, por cuestiones que nada tienen que ver con la lengua y sí con otros asuntos llamémoslos sociales, políticos o reivindicativos, existe en la actualidad cierta tendencia a desdoblar los sustantivos (con su correspondiente desdoblamiento de los adjetivos) para presentar los dos géneros. Nuestros políticos están cansados de felicitar a sus compañeros y compañeras, o invitan a votar a los ciudadanos y las ciudadanas, incluso alguna se atrevió a hablar de miembros y *miembras.

 

La RAE afirma que «este tipo de desdoblamiento son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico» y que «la mención explícita de los dos sexos solo se justifica cuando la oposición de sexos es relevante en el contexto: el desarrollo evolutivo es similar en los niños y las niñas de esa edad». Bien es cierto que se trata de la misma RAE que ha eliminado la tilde de solo, pero qué le vamos a hacer, es nuestra mejor referencia.


 


 

Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios. Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress