Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Andrés Casanova
Sábado, 29 de julio de 2017
GUILLERMO VIDAL

Matarile

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Crítica literaria Narrativa

Guillermo Vidal fue un escritor cubano que, a pesar de vivir en una ciudad lejana de la capital de la Isla, alcanzó gran reconocimiento en la capital del país.

Guillermo Vidal fue un escritor cubano que, a pesar de vivir en una ciudad lejana de la capital de la Isla, alcanzó gran reconocimiento en la capital del país.Destacan dos elementos claves en la obra narrativa de Guillermo: supo asimilar sin copiarlos a la letra los aprendizajes de la técnica narrativa que hizo por su cuenta y elevó a literatura lo coloquial desde el punto de vista del pueblo común y corriente, del poblador de a pie, del ciudadano que vive el día a día sin pensar muchas veces en la trascendencia.

 

Quizás su novela paradigmática sea Matarile, la que publicada por vez primera en 1993 por parte de la Editorial Letras Cubanas, ya lleva tres ediciones impresas, la última de ellas en el año 2016.

 

El autor advierte en su página inicial que es esta novela empleó “…nombres de amistades y familiares porque me pareció bueno, aunque a veces les tocara perder…” y realmente el libro sobresale por este detalle: es una especie de retorno al recuerdo por parte de un personaje, Toño, un niño por cuya mente va pasando como en un calidoscopio todo lo vivido que a veces se confunde con lo que va a vivir.

 

Toño, constantemente obsesionado por su perro, le escribe cartas al estilo de: “Querido Azabache: Yo no quiero que los reyes sean los padres. Si los reyes son los padres de uno entonces todo es mentira…”, que al ser la frase inicial de la novela nos está revelando ya que se trata de un personaje en busca de la verdad, esa verdad que se le escapa incluso cuando otros tratan de convencerlo, como es el caso de las zonas de la novela parecidas a interrogatorios policiales pero que transcurren en una escuela: “En la misma zona nos formaron en una sola fila larguísima. Con todo el mundo mirando. La directora y el subdirector. Las tías y unos profesores. (…) Y también unas mujeres a las que el subdirector les preguntaba. Fue este. Y el que señalaba quedaba más tieso todavía”.

 

Pero se trata también de un argumento que va a la historia de los cubanos, en aquellos tiempos en que los adolescentes casi niños iban a las llamadas becas, alejados de su medio habitual y de los padres y familiares. O de una zona de la realidad cubana cuando, vencido el gobierno de Batista, la sociedad comenzó a fragmentarse: “Se iban. Todos se iban. Se iban porque decían que se iban y porque lo decían se iban aunque había quienes decían lo contrario. Pero ellos se iban y lo decían. Si eran o no gusanos como dijeron ni les importaba…”

 

Novela del habla coloquial, del habla popular y de la burla al infinito, describe un mundo carcomido por la envidia y la violencia, un mundo donde en apariencias prima el altruismo, pero en fondo realmente lo que subyace es la mentira, el odio contra lo diferente, el deslumbramiento por lo desconocido.

 

Sobre esta obra, opina Francisco López Sacha que: “…puede ubicarse dentro de la novela poética (…) porque consiguió la belleza de un poema, con la amarga historia de Toño, que es parte de la historia de nuestro país…”, mientras que Alberto Garrido expresa que es una novela que ganó de inmediato el favor de epígonos y el rechazo de inquisidores, en tanto es un libro “…agresivo, irreverente, alucinante, de (…) atmósfera opresiva…”.

 

Finalmente, agrego que se trata de una de las pocas novelas publicadas en la década del 1990 del siglo pasado en Cuba, escrita por un autor residente en la Isla, que refleja una realidad sin afeites ni edulcoramientos, sin ese triunfalismo del que tanto gustan algunos amantes de la literatura que no admiten la existencia de lo feo y repugnante dentro de las obras literarias.

 

En fin, novela para el disfrute de lectores que les gusta adentrarse en una realidad literaria que es a la vez reflejo de una realidad social.

 

Notas:

*Guillermo de Jesús Vidal Ortiz es considerado un renovador de la narrativa cubana de los 80 del siglo XX.

*Fecha de nacimiento: 10 de febrero de 1952

*Fecha de la muerte: 15 de mayo de 2004

*Otros libros: Las manzanas del paraíso, Ella es tan sucia como sus ojos, La saga del perseguido…  

*Distinciones y premios: Premio Uneac de Cuento (1990); Casa de Teatro República Dominicana (1998); Distinción por la Cultura Nacional (2003)…


 

 

Los visitantes de esta entrada también se interesaron por...
Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios. Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress