Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Sebastián Pavón Patiño
Domingo, 2 de julio de 2017
la compleja tarea de elaborarse a sí mismo

Kant, Baudelaire y Michel Foucault

Guardar en Mis Noticias.

El objetivo de este artículo es mostrar a través de Kant, Baudelaire y Foucault la capacidad que tiene el sujeto para elaborarse constantemente teniendo en frente un presente inmediato.

De este modo se pretende descubrir la  relación que tiene el sujeto con su presente.

 

Kant, Baudelaire y Michel FoucaultKant y su relación con el presente

 

Para comenzar hay que aclarar el  uso metódico de la crítica en la ilustración, según Lipovetsky: “En la época de la Ilustración, los filósofos del interés bien entendido, del sentimiento o del deber categórico se dedicaron a probar que es posible basar la virtud en motivos laicos independientes de cualquier revelación: el hombre puede acceder a las virtudes sin apoyo sobrenatural; el interés, el sentimiento o la razón ideal bastan para observar nuestros deberes.” (Lipovetsky, 1994, pág. 29). Es aquel sujeto que puede juzgar  y usa su razón por encima de cualquier revelación sobrenatural, además es centro, pero ¿por qué es centro? Por la revolución copernicana al cambiar el

sistema ptolemaico que mostró  a la tierra como centro[1]  por el copernicano que es heliocéntrico teniendo al sol como referencia, Kant dirá: "Ensáyese pues una vez si no adelantaremos más en los problemas de la metafísica, admitiendo que los objetos tienen que regirse por nuestro conocimiento, lo cual concuerda ya mejor con la deseada posibilidad de un conocimiento a priori de dichos objetos, que establezca algo sobre ellos antes de que nos sean dados. Ocurre con esto como con el primer pensamiento de Copérnico quien, no consiguiendo explicar bien los movimientos celestes si admitía que la masa toda de las estrellas daba vueltas alrededor del espectador, ensayó si no tendría mayor éxito haciendo al espectador dar vueltas y dejando en cambio las estrellas inmóviles.” (Kant, 2003, pág. 10). Kant ve ese proceso como una posible  salida de la  minoría  de edad al poner el sujeto como centro de manera activa con  todas sus categorías. También  se establece una nueva dimensión en el campo gnoseológico y práctico.  Esta tarea según Kant se está realizando poco a poco para que a través de esa elaboración de sí mismo llegue a ser todo un ilustrado: "los hombres  forman parte colectivamente y un acto de coraje a  efectuar personalmente. Ellos son a la vez elementos y agentes del mismo proceso." (Foucault, pág. 75). Pero esto no es sencillo, esto implica que debe de existir un nivel de esfuerzo para realizar dicha elaboración, además de una disposición individual para estar en ese proceso.  Por otro lado, hay que hacer una aclaración respecto del uso de la razón, pues  se puede pensar como uno quiere pero obedezca como debe. Kant  distingue  dos usos de la razón, uno es privado y el otro público.  En el público debe ser libre,  y restringido en el uso  privado. Ya que el privado pertenece a alguien que tiene un puesto civil, es decir, tiene un rol en la sociedad y ciertamente debe ser limitado, por eso el Estado es importante pues el sujeto debe ser pasivo frente a él para acatar sus reglas.  En el espacio público se razona  libremente y sujeto a su propia razón.  Ahora puedo decir que la ilustración   no se trata de un simple hecho histórico o de algo superado, posiblemente se trate de una actitud que tiene una profunda relación con la actualidad como dice Foucault: "me pregunto si no se puede considerar la modernidad como  una actitud más que como un período de la historia. Y por actitud quiero decir un modo de relación con respecto a la actualidad." (Foucault, pág. 81).Más adelante dirá que se trata de un ethos que tiene en su centro la  tarea de actuar frente a un presente. Es así como la pasividad del sujeto cambiará por una actividad que lo obligara a hacer uso de su entendimiento de manera activa.  De esto se trata la revolución copernicana  que va a influir en toda la filosofía Kantiana. Sin embargo es necesario precisar esa facultad de juzgar que se  esboza en el capítulo de la crítica de la  razón pura llamado: “Del hilo conductor para el descubrimiento de todos los conceptos puros del entendimiento"  Kant nos dice que  “Los conceptos se fundan pues en la espontaneidad del pensar" O sea,  en el pensar del sujeto trascendental. Todavía cabe señalar: " Esta división se ha producido sistemáticamente por un principio común, a saber la facultad de juzgar (que es tanto como la facultad de pensar).” (Kant, 2003, pág. 226) Y ¿Quién juzga? El sujeto que  por medio de su propio entendimiento  consigue servirse del saber autónomo sin la guía de los otros sobre todo si con las categorías del entendimiento es capaz de pensar y pensarse a sí mismo, al mismo tiempo conserva una actitud crítica.  Por esta razón el  sujeto responsable y autónomo es un ilustrado. No obstante  este sujeto no viene dado, hay una “no aceptación de sí mismo”  para tomarse como objeto de una elaboración propia y esto es un aspecto positivo que genera una actitud crítica que permite rechazar el lado autoritario de la ilustración. Por otro a pesar de existir una emancipación al usar su propio entendimiento tal tarea no libera al hombre en su totalidad, dado que  lo lleva a rechazar la autonomía de la voluntad para aceptar la autoridad de otro que nos haga posible el buen uso de la razón "el deber”. Entonces se interioriza unos modos de conducta exteriores para ser aplicados interiormente. Lo malo de esto es  que se debe aceptar la ilustración o se estaba en contra de ella, así de simple. Este aspecto puede ser bueno o malo según Foucault, pero hay un ámbito que es necesario rescatar y   es la crítica como ya mencionamos, no buscando como dice Foucault unas "estructuras formales con valor universal." (Foucault, pág. 91). Sino localizando posibilidades que ayuden a realizar  investigaciones  para descubrir los sucesos que nos han formado como sujetos. Por eso Foucault dice: “¿en qué consiste nuestra actualidad?, ¿cuál es el campo hoy de experiencias posibles? No se trata ya de una analítica de la verdad, sino de lo que podría llamarse  una ontología del presente.”  (Foucault, 2009, pág. 28). En Kant se encuentra un “hoy” que refleja la relación que tuvo con su propio presente. A su vez  vio la necesidad de enfocar la  peculiar  situación que plantea  la ilustración. ¿Cuál es esa situación? La de servirse de la propia inteligencia, llevando a un giro copernicano, ya que, el sujeto autónomo debe salir de su  culpable minoría. La relación con el presente es evidente, al exigir  un criterio que esté alejado de esas creencias en lo sobrenatural. Esto obliga a “mirar” las nuevas revoluciones hechas en el campo científico que están teniendo lugar en  el presente, se trata de dirigir la mirada a la necesidad más íntima de la ilustración; “salir de la minoría de edad”.

 

 

Kant, Baudelaire y Michel FoucaultBaudelaire y el presente

 

Partiendo  de la ilustración y de  lo que ella dejó  como cualidad humana, ser hombre de mundo  es una actitud propia de la modernidad, bajo la necesidad de reelaborar la realidad, y como se dijo al principio tomarse como objeto y “reinventarse". Existe algún tipo de ¿resistencia?  Para Baudelaire el elemento central es la búsqueda de la “originalidad” en un tipo de subjetividad específico, es un modo de ser al servicio de diferentes prácticas y  formas. De la misma manera  este hombre es capaz de identificarse como “Hombre de mundo” alcanzando  al individuo particular, a la situación particular y a la vida particular. Dice Foucault: "El hombre moderno, para Baudelaire, no es aquel que parte al descubrimiento de sí mismo, de sus secretos y de su verdad oculta; es aquel que procura inventarse a sí mismo por medio de una tarea compleja y dura. Esta modernidad no libera al hombre en su ser propio; le constriñe a la tarea de elaborarse a sí mismo.” (Foucault, pág. 86) Esa relación punzante con el presente se  presta para entender que esto no tiene lugar en la sociedad o en el cuerpo político. Entonces ¿dónde puede tener lugar? En el pintor de la vida moderna Charles Baudelaire nos dará un ejemplo preciso de ese lugar. En ese texto  se ilustra una figura llamada el Señor G que en medio de su intimidad con su lápiz empieza apresuradamente a plasmar las fugacidades que encontró en medio de las multitudes que en ese momento pasan  bajo su mano. Es así que  empieza con su suave línea a “comprender” cada uno de los instantes, de igual modo le produce admiración y gran asombro:  Ahora, a la hora en que los demás duermen, éste se inclina sobre su mesa, clavando en una hoja de papel la misma mirada que fijaba hace poco en las cosas.” (Baudelaire, 1995, pág. 90).  El señor G inspirado como si estuviera poseído por la  poesía empieza a entender el mundo, volviéndose  un ciudadano universal que comparte costumbres y singularidades que a cualquier otro le pueden parecer ajenas, en cambio, al señor G le parecen familiares. Una familia que incita a variados encuentros entre los otros. Es un mundo rodeado de opiniones fugaces  variadas y armonizadas unas a otras. Esto resulta complejo, considerando que el Señor G tiene esa capacidad de no cometer crueles delitos al recurrir a épocas pasadas para pintar sus cuadros, conserva pues, una actitud de  “heroizar” el presente y de elaborarse a sí mismo a pesar de lo  fugaz y transitorio, enfocándose en la arruga del presente. Esto no resulta fácil, porque  algunos aún necesitan de una época pasada para que sea sustento de su presente.

Para finalizar, estas alternativas que tiene el sujeto en diferentes épocas permiten mostrar cada vez más la posibilidad de elaboración continua que se tiene, inclusive Foucault hace parte de esa posibilidad, ya que se sitúa en un “hoy” dejando  un buen aporte que podemos usar para identificar  lo que somos y en lo que nos hemos convertido a lo largo de la historia.  Es así, como Kant también deja cierto matiz al situarse en su época y viendo como una necesidad el valerse de la razón autónoma liberada de todo Dogmatismo. Kant de una forma provocadora declara “¡sapere aude!” haciendo eco en los recovecos del pensamiento de ese sujeto  que tiene como objetivo ser un ilustrado. Igualmente  el señor G de Baudelaire se posiciona en el presente que le permite capturar lo contingente.  Entonces podemos encontrar varios resultados importantes y es que esa pasividad que en el principio mencionamos se va tornando en actividad constante. El sujeto es activo dentro de un contexto determinado y se va elaborando a sí mismo a medida que va edificando su propia autonomía.

 

  • Bibliografía
  • Baudelaire, C. (1995). El pintor de la vida moderna. Murcia: COLEGIO OFICIAL DE APAREJADORES y ARQUITECTOS TÉCNICOS LIBRERIA YERBA CAJAMURCIA.
  • Foucault, M. (s.f.). ¿ Qué es la ilustración? .
  • Foucault, M. (2009). michel foucault Una lectura de Kant introducción a la antropología en sentido pragmático . Madrid: Siglo veintiuno .
  • Kant, I. (2003). Crítica de la razón pura. Argentina: Biblioteca Virtual Universal .
  • Lipovetsky, G. (1994). El crepusculo del deber La etica indolora de los nuevos tiempos democraticos. Barcelona: Anagrama .

 

 

[1] Geocentrismo: La tierra es centro. 


 

q?_encoding=UTF8&ASIN=9876290983&Format=q?_encoding=UTF8&ASIN=1539553469&Format=

q?_encoding=UTF8&ASIN=6071131502&Format=q?_encoding=UTF8&ASIN=8420678732&Format=

Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios. Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Martes, 4 de julio de 2017 a las 18:47
Ivar
Es excelente, venía viendo idealismo formal y materialismo, sin dudas que esto me fue tan útil para hacer de algún modo un silogismo. Es un articulo corto pero de gran alcance. Salud a su autor.
Fecha: Lunes, 3 de julio de 2017 a las 23:53
ALBERTO CONSTANTE L.
excelente artículo, gracias

Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress