Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

José Ramón Ponce
Domingo, 25 de junio de 2017
FUNDAMENTOS DE HIPNOSIS VI

Técnicas de relajación

Guardar en Mis Noticias.

A comienzos del siglo XX, sobre la base de la maduración del pensamiento científico y la necesidad de un instrumento que rápida y eficientemente redujera la tensión, fatiga y ansiedad, es que surgen las técnicas de relajación psicomuscular.

Algunas poseen un matiz predominantemente fisiológico y otras lo poseen psicológico. Las primeras y clásicas son la Relajación Progresiva, creada por Edmund Jacobson (1888-1983), y el Entrenamiento Autógeno, creado por Heinrich Schultz (1884-1970).

 

Las investigaciones sobre hipnosis en el Instituto de Neurobiología de Berlín, entre 1894 y 1903, realizadas por Oskar Vogt y Korbinian Brodman (uno de los autores de la teoría de la Localización cerebral), permitieron observar que después de frecuentes sesiones de hipnosis las personas eran capaces de sumirse por sí misma en dicho estado. Muy relacionado con estos psiquiatras alemanes se encontraba Johannes Heinrich Schultz, también psiquiatra alemán, el cual partiendo de estas observaciones, y finalmente combinando estos hallazgos con el pensamiento Yoga, elabora un procedimiento nuevo para la obtención de la sedación y el restablecimiento físico: el Entrenamiento Autógeno.

 

Schultz nace en Baja Sajonia en 1884 y estudia medicina en varias universidades de Alemania. En 1905 incursiona, por medio de sus investigaciones, en hipnosis y sugestión, y en 1912 comienza a trabajar con Hans Berguer, creador de la electroencefalografía. En 1915 es nombrado Profesor de la Universidad de Jena y durante la Primera Guerra Mundial dirige un hospital en Bélgica, donde escribe su primera obra El tratamiento psicológico de los pacientes. En 1932, después de más de diez años de investigación, saca a la luz su libro Entrenamiento Autógeno.

 

Schultz buscaba elaborar una técnica de relajación que no incluyera la inducción de hipnosis, por persona ni sugestión alguna. Dicho propósito no era posible, pero a pesar de todo este autor logró abrir una vertiente nueva en la inducción neuropsíquica especial.

 

Define el Entrenamiento Autógeno como método de ejercitación fisiológico-racional por medio del cual se logran transformaciones preventivas y terapéuticas. Por medio de esta técnica se deben esperar resultados entre tres y seis meses, y la misma se compone de las siguientes etapas:

 

  • Somática o Inferior. Ejercicios de influencia muscular, cardiovascular, respiratoria, cefálica, y del plexo solar.
  • Superior o Psicológica. Meditación en objetos concretos y abstractos.
  • Formulación de propósitos. De carácter propiamente terapéutico.

 

Este método de Schultz ha tenido éxito en cefalea, taquicardias, hipertensión arterial, dismenorrea, ansiedad, asma, úlcera entre otras afecciones a la salud.

 

Por esa misma época Edmund Jacobson, médico y profesor de Universidad de Chicago, desarrolla una técnica de relajación psicomuscular que difiere en sus enfoques metodológicos de la de Schultz. Jacobson publica el libro Relajación Progresiva en 1928, y tiempo después publica Usted puede relajarse, de carácter popular.

 

Para Jacobson la ansiedad radica en el acortamiento de las fibras musculares, y sobre esta base plantea que la distensión muscular por medio de la contracción-distensión provoca la serenidad. Su técnica posee tres etapas generales:

 

  • Aprendizaje de la tensión-distensión muscular.
  • Relajación General.
  • Relajación Diferencial-Identificar imagen de tensión y distensión.

 

Jacobson y Schultz se entrevistan por primera vez, y al parecer la única, en 1936, pero no llegan a concordar en sus criterios. Sin embargo, a partir de ambos derivan innumerables técnicas de relajación las cuales giran en torno a estas posiciones iniciales.

 

A partir de Edmund Jacobson, junto a diferentes autores dentro de la corriente del Conductismo (Behaviorism), son desarrolladas terapias cognitivo-conductuales en la segunda mitad del siglo XX. La técnica de relajación de Jacobson es incluida dentro de estas en sus diferentes variantes, otorgándole lugar esencial a la atención psicoterapéutica de diferentes problemas y trastornos psicológicos e, incluso físicos.  

 

Joseph WolpeUn lugar destacado en la literatura y ámbito de estas psicoterapias lo ocupa Joseph Wolpe, seguidor de Jacobson. Este desarrolla la técnica de la Desensibilización sistemática, la cual se aplica a temores, fobias y secuelas de acontecimientos traumáticos, gozando de amplia aceptación entre psicoterapeutas. Consiste en la reducción del sentido conmovedor de la imagen tensionante por medio de la presentación progresiva del objeto de conflicto; una derivación de esta se aplica haciendo coincidir el estado de relajación con dicha imagen. Este autor publica en 1950, The Genesis of Neurosis, 1958 Psychotherapy by Reciprocal Induction, y en 1962 Experimental Foundations of Some New Psychotherapeutic Methods.

 

El desarrollo, en la segunda mitad del siglo XX, de las ciencias de la salud por una parte, y el acercamiento entre el mundo occidental y el oriental por otra, particularmente en las concepciones sobre enfermedad y su tratamiento, ha implicado una favorable integración que posibilita enfoques más amplios en la terapéutica mental.

 

Sobre esta base surgen otras técnicas que sin ser propiamente de relajación constituyen derivaciones de estas, especialmente la visualización y meditación. Estas poseen una relación dimensional con la relajación, hipnosis y sugestión, y de hecho ambas constituyen piezas internas indispensables en sugestión hipnótica. Son dos formas de un mismo proceso mental: la concentración de la atención.

 

El origen de la visualización y la meditación se encuentra en el Yoga y el Budismo Zen como fuente oriental, y en occidente en los Ejercicios espirituales de Iñigo López de Recalde, Ignacio de Loyola (1491-1556).

 

En 1977 la Meditación es reconocida por la Asociación Psiquiátrica Americana (APA) como facilitadora del proceso terapéutico y consiste en la concentración de la atención sobre un punto inerte y estrecho, generalmente interno. Se basa en el mantenimiento de la atención sobre una idea para así lograr trascendencia espiritual, la cual no es más que la disociación psíquica.

 

La Meditación Trascendental, tal como se practica actualmente, ha sido difundida mundialmente por el yoga Maharishi Mahesh Krishna, y es extraída de la tradición Veda de La India. Veda deriva del sánscrito que significa “antigua sabiduría” o ciencia sagrada, constituyendo una filosofía hindú. Presenta esta filosofía dos formas, la Rig Veda, que es la organización del mundo físico, y el Sama Veda, el mundo espiritual; su obra fundamental es el Bhagavad-Gita.

 

La Meditación trascendental hace énfasis en un alerta cerebral concentrado en un objeto de visualización, por lo que se produce especial estado interno el cual propicia la relajación muscular y sedación emocional. A través de esta técnica se producen, según investigaciones de laboratorio, los mismos efectos recuperativos que ejercen las técnicas de relajación o de hipnosis, entre ellos, disminución de presión arterial, frecuencia cardiaca, ritmo respiratorio, excreción de catecolamina y otros; aplicándose igual que las demás, por quince o veinte minutos diarios.

 

Alrededor del año 1970 un grupo de monjes de Budismo Zen se acerca a Herbert Benson, cardiólogo del Beth Israel Hospital, en Boston, y profesor de cardiología del Havard Medical School. Benson, aunque al inicio con escepticismo, termina por responder favorablemente a los practicantes Zen. Estos estaban interesados en el estudio fisiológico de sus meditaciones. Los resultados alcanzados en estos estudios llevaron a Benson a la creación de la teoría de la Respuesta de relajación, la cual constituye una síntesis entre la relajación psicomuscular, meditación y visualización, y de hecho una vía expedita para la auto-hipnosis.

 

Dicho autor hace un estudio de diversas religiones y sus concepciones teológicas dentro de la base teórica de sus trabajos investigativos, tanto en la obra escrita al respecto como haciendo observaciones de sus liturgias y contextos. Estudia las concepciones de Ignacio de Loyola, Martín Lutero, Hugo de San Víctor, Fray Francisco de Osuna, entre otros pensadores cristianos. Señala como la meditación religiosa, en diferentes sectas e iglesias, posee como factor común una postura de pasividad, observable en las religiones cristianas, judaica, mahometana y budista. Señala también como elementos comunes el sonido homogéneo, cadencioso y vibrante, transmitido a través de gong, cánticos, rezos, oraciones. Otro factor común es la concentración mental en la idea de dios o imagen relacionada.

 

Si a estas observaciones de Benson se le agregan los rituales espiritistas o de las sectas afro, bajo estado de éxtasis y ritmo cadencioso de tambores y cantos, se llega a la conclusión de que se logra el mismo efecto. En estas últimas no hay postura pasiva como en religiones anteriormente mencionadas, pero sí se produce una intensa concentración mental, que además es favorecida por el estado emocional creado.

 

Benson utiliza también los estudios de Walter Hess, médico suizo Premio Nobel en medicina por sus trabajos sobre el hipotálamo en gatos, quien afirma en 1955 la existencia del estado que llamó Respuesta Trofotrópica del organismo (crecimiento interno). Dicho estado constituye la respuesta biológica para restaurar la homeostasis (término establecido por el fisiólogo Walter Cannon en 1929).

 

Benson logra observar en el laboratorio los resultados ya conocidos desde Heinrich Schultz. Entre ellos se encuentran la reducción de la presión arterial primaria (en nivel ligero o moderado), normalización de la frecuencia cardiaca, disminución del consumo de oxígeno y normalización del ritmo respiratorio, entre otros muchos efectos.

 

Benson en sus estudios logra percibir como disímiles manifestaciones de la mente humana, aparentemente independientes, se encuentran interconectadas de tal manera que constituyen un sistema único; a pesar de que el mismo se genera por medio de diferentes prácticas y técnicas, ya sean culturales, religiosas o espontáneas. De aquí que esta teoría toma en cuenta lo esencial de la relajación emocional, despojándola de elementos superfluos e innecesarios. Se demuestra su simplicidad, siendo innecesarios e incluso contraproducente, los rituales, estructuración, direccionalidad o planificación de estas prácticas.

 

La teoría de Benson, a pesar de que gira alrededor de la relajación sin ir más allá de estos límites, aporta nuevos conocimientos y enfoques de utilidad para la comprensión de la hipnosis y sugestión hipnótica. Es de considerar que sus estudios contribuyen a sentar las bases para una concepción unidimensional de los estados neuropsíquicos especiales.

 

(cabecera: Edmund Jacobson).

Los visitantes de esta entrada también se interesaron por...
Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios. Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress