Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

José Manuel López García
Domingo, 25 de junio de 2017
las realidades sociales

Searle

Guardar en Mis Noticias.

Este gran filósofo norteamericano nació en 1932 en Denver. Searle es célebre por su filosofía del lenguaje y de la mente

También ha realizado excelentes investigaciones filosóficas sobre la conciencia.

 

En lo relativo a las realidades sociales ha  escrito importantes obras. En el libro Creando el mundo social explicita la estructura de la civilización humana. En esta obra Searle trata de la intencionalidad, del lenguaje como entidad biológica y social, de la realidad social, de la racionalidad y los hechos institucionales, etcétera.

 

John Searle es conocido también por el desarrollo de un experimento mental llamado  el argumento de la habitación china. Es la clara prueba de que el lenguaje humano es mucho más que simples procesos de computación.

 

En la evolución de su pensamiento es evidente que influyen filósofos como Austin y Strawson. Searle considera que, de modo general, una ilocución posee cierto contenido proposicional. Para él es indudable que también existen las intenciones colectivas y no únicamente la intencionalidad individual o subjetiva de cada persona fundada en la fuerza ilocutiva.

 

Los procesos computacionales realizados por los ordenadores no son idénticos a los llevados a cabo por los cerebros humanos.  Es lógico que Searle afirme esto con pleno convencimiento.

 

Es incuestionable, a mi juicio, que la conciencia es un fenómeno neurobiológico que está causado por el funcionamiento del cerebro, tal como sostiene el mismo Searle. Se comprende que su planteamiento se pueda describir como naturalismo biológico, puesto que la conciencia es la manifestación real del sistema nervioso en sus operaciones. Los modos de existencia de la conciencia humana son definibles desde una perspectiva ontológica.

 

Searle considera que existe una sola realidad que se entreteje o interconecta en un único dominio ontológico. Según su planteamiento es artificial la delimitación de tres dominios o compartimentos ontológicos: mental, físico y social. 

 

Investiga el mundo social para conocerlo con mayor profundidad. Escribe que «No estamos tan necesitados de una filosofía de las ciencias sociales del presente y del pasado como de una filosofía de las ciencias sociales  del futuro y, ciertamente, para cualquiera  que pretenda un entendimiento más profundo de los fenómenos sociales». La creación de una denominada filosofía de la sociedad es uno de los propósitos de Searle. La filosofía evoluciona con el paso del tiempo. Es comprensible que Kant no creara o desarrollara una filosofía del lenguaje y, en cambio, esta nueva disciplina surgió con Frege, Russell, Wittgenstein y otros. Porque la ontología social o el análisis de la intencionalidad colectiva pueden estar en el centro del interés de los filósofos.

 

Se entiende perfectamente que Searle diga que «No estamos tan necesitados de una filosofía de las ciencias sociales del presente y del pasado como de una filosofía para las ciencias sociales del futuro y, ciertamente, para cualquiera que pretenda un entendimiento más profundo de los fenómenos sociales». Searle está convencido de que la civilización humana y la realidad institucional se crea a través de actos de habla que son una especie de declaraciones. Es la tesis central que afirma sin duda. Y piensa que existen cinco tipos posibles de actos de habla ilocucionarios: asertivos, directivos, compromisorios, expresivos y declarativos.

 

Searle se plantea una gran pregunta al darse cuenta de que se pueden elaborar enunciados epistémicamente objetivos acerca de una realidad ontológicamente subjetiva desde el punto de vista humano.

 

La complejidad de los hechos institucionales  y de la estructura de los estados intencionales hace que la filosofía de la sociedad requiera y precise de numerosos análisis e investigaciones minuciosas. El campo o mundo de las intenciones es extremadamente complicado en numerosas situaciones reales.

 

Lo explica muy bien el mismo Searle cuando escribe que «si tengo la intención de levantar el brazo  dentro de quince segundos, pero luego olvido todo sobre esa intención y levanto el brazo por alguna razón completamente ajena, mi intención original no fue, de hecho, realizada o satisfecha». También son definibles las acciones complejas. Y las intenciones en acción son explicitables por el análisis del lenguaje.  Las razones para la acción pueden ser muy diversas y esto también es analizable extensamente por la filosofía de la sociedad.

 


 

 

Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios. Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress