Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

José Ramón Ponce
Domingo, 18 de junio de 2017
FUNDAMENTOS DE HIPNOSIS V

Evolución científica

Guardar en Mis Noticias.

Quien inicia definitivamente el estudio científico de la hipnosis y estados relacionados fue James Braid (1795-1860), oftalmólogo de una compañía minera de Manchester, Gran Bretaña.

Asistiendo a las demostraciones de un magnetizador francés comienza a desarrollar una concepción más fidedigna sobre estos fenómenos. Este médico es quien publica por primera vez el término Hipnotismo, derivándolo del término griego hypnos, que significa sueño, haciendo referencia al dios del sueño, hermano de Thanatus (muerte) e hijo de Nyx (noche). Con posterioridad se define con ese nombre dicho estado, en sustitución de magnetismo o trance.

 

Braid define este estado como Sueño nervioso que puede ser provocado por una prolongada concentración y tensión de la mirada mental y sentimental, especialmente sobre el objeto que tiene propiedad excitadora. Se percata de la importancia de la mirada y el cansancio ocular en el trance hipnótico y desarrolla además la técnica de la Mirada fija, la cual es similar a Faría pero no necesariamente de mirada a mirada con el hipnotizador, sino fijando la vista en un objeto brillante. Rechaza el fluido magnético y considera que es un proceso netamente fisiológico del organismo, especialmente del cerebro. Aplica la hipnosis con fines terapéuticos e incluso realizó intervenciones quirúrgicas bajo anestesia hipnótica.

 

Posterior a Braid tiene lugar otro importante acontecimiento en el estudio científico de este fenómeno, y es la polémica que llegó a establecerse entre las llamadas escuelas de Nancy y la escuela La Salpetriere. Como todo en la ciencia y la vida, las posiciones opuestas llegan a sintetizarse en tanto cada una siempre tiene algo de verdad y algo de falsedad, y es la evolución posterior del pensamiento quien se encarga de integrar lo verdadero de cada una. Así ocurrió entre los que encabezaron estas divergencias, Liebault y Bernheim en Nancy, y Charcot en La Salpetriere

 

Ambroise Auguste Liebeault

 

El médico Ambroise Auguste Liebeault (1823-1904), conociendo trabajos de Braid, se dedica a su continuación pero sustituyendo la técnica de Mirada fija por la transmisión verbal. En 1866 publica el libro Del sueño y de los estados análogos considerados sobre todo desde el punto de vista de la acción de la moral sobre lo físico, el cual se mantiene desconocido hasta 1883 en que Bernheim lo promociona.

 

Liebeault crea la posición de Nancy, regida por la concepción de que la hipnosis es un fenómeno psíquico, no físico, diferenciándose en ello de Braid. Para él y sus seguidores toda persona es hipnotizable, la hipnosis es un fenómeno de normales y no enfermos, y la define como un grado de sugestibilidad exaltada. Consideraba que el flujo nervioso se reúne en algún área cerebral al concentrar la atención en una idea, lo que aísla impulsos sensoriales y motores, surgiendo en consecuencia dicho estado.

 

Hippolyte Bernheim (1840-1919), profesor de Clínica médica en la Universidad de Nancy, se une a Liebault en estudios y tratamientos de hipnosis, logrando avances científicos en este campo que aún tienen vigencia. Aunque mantiene las concepciones de su colega en cuanto a que este estado es un fenómeno psicológico y no fisiológico, todas las personas son hipnotizables y es propio de personas sanas, también desarrolla la idea de que lo así logrado puede tener lugar también en vigilia, es decir totalmente despierto y lúcido.

 

Su concepción sobre la sugestión contribuyó a la verdad sobre este fenómeno. Es de Bernheim el criterio de que toda idea sugerida tiende al acto..., y esto es más efectivo en la medida que haya credibilidad en quien sugiere. En otras palabras, toda idea concretada en imagen, se traduce en acción o procesos internos. Es decir, a través de un complejo proceso del cerebro humano, el establecimiento de una imagen dada en la mente produce un efecto concordante, y en la medida que la persona posea confianza en quien y lo que se sugiere, el proceso será más completo.

 

La obra de Bernheim se basa en una sólida experiencia clínica de más de 30 000 casos durante años en su clínica de Nancy, y tuvo dos discípulos que se destacarían notoriamente con posterioridad: Wilhem Wundt y Oskar Vogt.

 

Paralelo a las concepciones de Bernheim, y relacionada con éstas, el farmacéutico francés Emile Coué (1857-1926) desarrolla la técnica de Autosugestión propiamente dicha. Esta técnica partía del criterio de la repetición verbal de una idea satisfactoria, con el fin de provocar la sugestión.

 

Jean Martín CharcotJean Martín Charcot (1825-1893), Primer Titular de la cátedra de neurología en Francia y Médico jefe en La Salpetriere, compartía la idea de Braid de que la hipnosis era un fenómeno fisiológico y no psicológico, producido solo en personas enfermas de histeria (según la concepción del término en esa época). La consideraba una neurosis experimental y subestima el papel de la palabra sustituyéndola por estímulos sensoriales, como luces y sonidos monótonos.

 

En los círculos científicos dirigidos por Charcot asistía un joven médico judío, no muy conocido aún: Segismundo Schlomo Freud, después conocido como Sigmund Freud (1856-1939). El conocido autor de la teoría del Psicoanálisis comienza estos estudios en La Salpetriere debido a una beca obtenida por diecinueve semanas en este hospital francés en 1885. Posteriormente desarrolla su concepción de la hipnosis en este grupo, inclinándose hacia la histeria en sus primeros trabajos de práctica médica. Junto a Joseff Breuer escribe el libro Estudios sobre histeria, el cual fue publicado en 1895.

 

Freud generaliza la aplicación de hipnosis, utilizándola como instrumento catártico de recuerdos traumáticos reprimidos en el inconsciente, los cuales según él son el origen de los trastornos neuróticos en el individuo. En tal sentido desarrolla la regresión en edad para encontrar el momento de ocurrencia del trauma. Sin embargo en muy corto tiempo abandona la hipnosis y reconoce que lo logrado mediante ésta se podía producir también con el paciente en vigilia, desarrollando así la técnica de las Asociaciones Libres (la conocida imagen del paciente acostado sobre el diván hablando libremente y el especialista a su cabecera tomando notas). Aunque Freud no aporta a la hipnosis nada destacable, contribuyó a establecer los límites reales de su efectividad.

 

Pierre Janet (1859-1947), profesor en El Havre, aporta en los estudios sobre hipnosis la teoría de la Disociación psíquica. Para él el estado hipnótico es una conciencia secundaria disociada o doble conciencia, y consideraba que determinados procesos de la misma podían ser aislados, permitiendo de este modo un funcionamiento mental "automático". Aunque sus criterios son superados posteriormente, sirvieron de punto de un partida para que otros investigadores se acercaran más a este fenómeno. Escribió Etat Menatal des Hystériques (1894) y L' Automatisme Psychologique (1907), libros donde aborda estos temas.

 

En los inicios del siglo XX se desarrolla la teoría de los Reflejos Condicionados, creada por Ivan Pavlov (1849-1936), neuro-fisiólogo ruso quien parte de la teoría Reflejos del Cerebro, de I. M. Setchenov, publicada en el libro del mismo nombre en 1862. Lleva a cabo este autor abundante experimentación de laboratorio con animales, que le permite obtener valiosas conclusiones sobre la psiquis humana. Esta teoría aportó en su época importantes contribuciones sobre el funcionamiento cerebral, dentro de ello la hipnosis, y fue muy aceptada en Rusia y otros países aún después de la muerte de su autor en los años 30'.

 

Ivan Pavlov

 

Pavlov en varios artículos intenta explicar el funcionamiento nervioso bajo hipnosis, y uno de sus informes más destacados en este sentido es En torno al pretendido hipnotismo animal. Este fisiólogo considera que la hipnosis es un estado especial del cerebro que se sitúa entre el sueño natural y la vigilia, siendo su función biológica la protección de sus células. En 1932, en su escrito Ensayo para una interpretación de los síntomas de la histeria, expone refiriéndose al cerebro:

 

En la hipnosis se da un tono positivo más bajo como consecuencia de la inhibición irradiada, incluso si se trata de una corteza sana y fuerte. Si sobre un punto determinado de la misma se dirige el estímulo de una palabra, la orden del hipnotizador, ese estímulo concentra el proceso de excitación en el punto correspondiente y es acompañado enseguida por una inducción negativa que, a causa de la escasa resistencia, se extiende a toda la corteza. Por ello la palabra, la orden, está aislada de toda influencia y se convierte inexorablemente en un estímulo actuante también después cuando el sujeto despierta.

 

En la primera mitad del siglo XX se hacen también aportes importantes a estos procesos en Alemania, los cuales no eran más que continuación de lo que comenzó a generarse en la segunda mitad del XIX. Importante protagonista de ello fue Oskar Vogt (1870-1939), psiquiatra y fundador del Instituto de Neurología de Berlín. Este desarrolla la técnica de Hipnosis Fraccionada, lo cual es considerado un aporte de envergadura. Sus trabajos sirvieron de base para que Heinrich Schultz creara el método de auto-relajación llamado Entrenamiento Autógeno.

 

La técnica de Vogt consiste en la inducción del estado hipnótico al paciente pero no de manera continua, sino deteniéndose el inductor periódicamente para que la persona exprese como se va sintiendo, preferiblemente sin abrir los ojos. Ello otorga la posibilidad de regulación del proceso por el propio paciente, y ayuda a romper resistencia y temores.

 

Vogt fue el primero en observar que realizándose estas acciones varias veces en el día se reducía la tensión y la fatiga nerviosa, así como que el estado hipnótico era cada vez más profundo. Su técnica también tiene la ventaja de que el terapeuta adquiere seguridad y serenidad, lo cual es imprescindible para la acción hipnotizante.

 

Ernest Krestchmer (1888-1964), Alemania, crea la técnica Hipnosis Activa basándose en Oskar Vogt y en Schultz. En esta técnica se conduce al paciente a regular por sí mismo el proceso de hipnotización, hasta llegar a la auto-hipnosis. El autor establece cuatro fases:

 

· Aprendizaje de la distensión muscular

· Fijación visual

· Aprendizaje de la inducción en conjunto con el especialista

· Auto-hipnosis

 

Se lleva a cabo en este procedimiento una preparación persuasiva-sugestiva desde la vigilia que ayuda a romper las barreras del proceso.

 

Ernst KretschmerHerbert Spieguel, psiquiatra de New York, es otro eslabón importante en la cadena de autores que desarrolla los conocimientos sobre la hipnosis. Este aplica técnicas a tal efecto en militares durante la Segunda Guerra Mundial. Siguiendo los pasos de Pierre Janet considera el carácter tanto físico como psíquico de la hipnosis, y desarrolla aún más el criterio de la disociación psíquica. Lo considera un estado espontáneo por el cual pasan en mayor o menor medida todos los seres humanos frecuentemente y mientras concentre su atención.

 

Konstantin Platonov, neuro-fisiólogo ruso, elaboró la monografía La Palabra como factor fisiológico y terapéutico, y realizó una abundante experimentación de laboratorio por medios electroencefalográficos y bioquímicos en personas bajo hipnosis. Basándose en la teoría de Pavlov elaboró una técnica y teoría propia; en la época en que se editó por primera vez su obra se habían hecho muy pocos estudios de laboratorio sobre hipnosis y sugestión hipnótica.

 

Milton Erickson (1901-1980) comienza sus investigaciones sobre hipnosis en la década de 1930 y constituye una posición avanzada en estos estudios en los Estados Unidos. Ha aportado concepciones novedosas y objetivas que demuestran el poder de la palabra y su traducción en imagen mental en la hipnosis. Además, despojó las técnicas de inducción de aditamentos superfluos que no aportan nada importante a estos procesos.

 

cebacera: James Braid

Los visitantes de esta entrada también se interesaron por...
Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios. Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress