Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Ignacio Fernández Candela
Martes, 13 de junio de 2017
banca sin conciencia

Trescientas mil evidencias de estafa en el Banco Popular

Guardar en Mis Noticias.

En algún momento se firmó a espaldas de los accionistas del Banco Popular esta traición que, tras la apariencia legal, constituye una de las mayores estafas del sector bancario con más de trescientas mil evidencias de engaño delictivo.

Este golpe de rastrero trilerismo está orquestado desde la más alta influencia que ha decidido la desintegración identitaria de Europa y la destrucción de la clase media.

 

El destino de los ciudadanos está decidido por la manipulación de las decisiones políticas que obedecen a un solo plan de globalización. Las mareas monetarias arrastran con facilidad las voluntades de los gobernantes que firman obligadamente las decisiones de los poderosos que son los que en realidad manejan las cuentas de cada país, principalmente occidental.

 

La reunión del Club Bilderberg ha coincidido con el anuncio de la compra por el Santander. Antes se forzó  una intervención europea del banco y por tanto un pretexto para rebajar el valor de la acción a cero.  Una prestidigitación  barata para una ruina multimillonaria que deja en indefensión a cuantos confiaron sus ahorros a una entidad que ha actuado con mala fe desde el principio.

 

Porque aquí no hay ninguna improvisación salvo en la chapuza de la gestión, estando planificada y acordada  una huida por la puerta de atrás en el caso de consumado fracaso y que ha supuesto la venta por un euro simbólico al Banco de Santander. Asumida una deuda de 7.000 millones de euros se ha aliviado la carga destruyendo a quienes han sostenido sin saberlo esta farsa con previsible final de traición sin escrúpulos. Todo amparado bajo el vericueto legal de una repugnante maquinaria  administrativa y jurídica.

 

No cabe duda de la intencionalidad cuando el Banco de Santander se prepara para hacer frente al previsible aluvión de respuesta jurídica contra esta propiciada  ruina.  Premeditación y alevosía que se pretende excusar con el aval de la legalidad, cuando todos los organismos se han configurado como cómplices  de un robo a gran escala; sin paliativos. Los accionistas estaban condenados a la pérdida de su inversión antes de que acudieran al llamamiento de la ampliación de capital. Todo el reclamo era una trampa sutil para que, prescindiendo del orden moral, las acciones sostuvieran el espejismo de la solvencia con noticias esperanzadoras y cifras desvirtuadas hasta preparar el hachazo decisivo que deja fuera a los accionistas, con la absoluta indefensión que se han asegurado para llevar a cabo la ruin transacción.

 

Lo cierto es que esta maniobra ha arruinado a cientos de miles de familias que vieron convertidas sus acciones en valor cero. A bocajarro y sin piedad. Sin más… ni menos indignidad por parte de las autoridades financieras.

 

Estafa en el Banco PopularAsistimos a un  teatro bien gestado para engañar a su propio público: una intervención europea obligada por la crisis del Popular, astutamente dirigida en la intención de vaciado con el fin de evitar las responsabilidades deudoras con los pequeños accionistas. Una carambola para salvar los platos rotos de la nefasta gestión del expresidente Ángel Ron y cumplimentar el plan de liquidación dirigido por el submarino Saracho que ha servido en bandeja de plata un banco cuya insolvencia fue enmascarada hasta el último momento, tomados por sorpresa cientos de miles de accionistas que acudieron a una ampliación de capital fraudulenta

 

Con la banca mediocre no se juega salvo que se asuman los riesgos que implica depositar la confianza en malhechores de guante blanco. No hay que dejarse engañar por los complejos tejemanejes que han desembocado en esta operación bancaria propia de estafadores sin honra, por muy altas que sean las poltronas desde donde se ha dirigido este exabrupto de inhumanidad.

 

Trescientos mil accionistas engañados conforman un gran ejército para tomar las calles y exigir a los orquestadores de sus ruinas que respondan por esta canallada que sin disimulo el Banco de Santander ha culminado, para mayor deshonra de sus responsables sin conciencia. No hay conciencia en quienes se enriquecen destruyendo la vida de cientos de miles de personas que confiaron en un banco.

 

Sabiendo lo que está detrás del Banco Popular, no es de extrañar que confirmando la fama traicionera de la institución  hayan decidido sacrificar a los suyos entregando el alma una vez más o  definitivamente a Satanás. Opus homini.

 

El Banco de Santander se ha superado en la muestra de inescrupulosa ambición que el afamado Emilio Botín se llevó al otro lado. El rico Epulón se verá miserablemente acompañado por quienes han continuado su obra mundanal, esta vez a expensas de la ruina de cientos de miles de familias superando con creces la expectativa de la codicia que se llevó, pobre infeliz, para la tumba. Orgullo de raza.

Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios. Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Sábado, 1 de julio de 2017 a las 19:38
Lorenzo Acevedo Torres
No ha sido un robo. Si me roban por ejemplo un atracador con un arma, tengo opciones: correr, defenderme, rendirme, etc.. incluso si me roban el vehículo o mi casa sin estar, tengo opciones: La policía, denunciar, seguros que me amparan, etc..No salgo de mi asombro, obviamente muchos dirán que sabíamos donde nos metíamos, evidentemente, riesgo, pero documentados con falsas cuentas....(que lógicamente nos creemos, test de estres, cuentas publicas, etc), Podían dejar de pagar los intereses, o subir o bajar la bolsa, etc..incluso perderlo todo por riesgo en caso de quiebra. Pero que yo sepa no ha sido así (quiebra). Si yo pido una hipoteca también sé falsear...nominas, D.N.I. escrituras, avales...¿que me pasaría? sobra la respuesta. Creo en la ley, y tengo confianza en que a ellos les caiga todo el peso encima como me caería a mi...si no es así....¿que debemos hacer los afectados? Espero respuesta.
Saludos
Fecha: Lunes, 19 de junio de 2017 a las 22:50
Ignacio Fernández Candela
Gracias, Oscura Forastera:

Tal y como lo describes, la ruindad de los bancos implicados no conoce límites. Más por el Popular que por el Santander que ha anunciado tímidamente compensar los daños provocados contra los pequeños accionistas.¿Cómo si no mantener la credibilidad profesional, lucrándose descaradamente de la ruina de cientos de miles de personas?

Esto ha sido como el suicidio colectivo de las sectas destructivas: solo que los mandamases del Popular, ergo secta ultracatólica de reconocida hipocresía, ha traicionado a los accionistas con un sacrificio multitudinario del que la minoría manipuladora se ha librado.

Es tal el hartazgo sostenido que cada vez es más evidente la identificación de los causantes de tanta ruina. La paciencia es mucha pero todo tiene su límite. Más vale contentar a trescientas mil personas: un ejército capaz de desequilibrar la paz social con un pretexto moral incontestable.

Saludos.
Fecha: Lunes, 19 de junio de 2017 a las 03:03
oscuraforastera
Gran articulo Ignacio.
Es una pena, ahora miles de personas estafadas por su banco, el cual se a mofado de sus vidas y les ha engañado con cifras fantasmas. ¿Donde está el dinero invertido? ¿Qué va a pasar ahora con los accionistas? No se puede caer más bajo y no se puede ser más ruin, tanto el Popular como el Santander, son unos canallas, ladrones que sabían bien como hacer para quedarse con lo que acostumbradamente hacen, quedarse con lo ajeno, y siempre pagando los pobres que aspiran a tener algo en sus vidas. Han jugado con ellos siniestramente sabiendo la ruina que tenían oculta, espero que la justicia si es que la hay los ponga donde se merecen, yo les enviaba a Guantánamo, pero por desgracia como ocurre con todo lo malo en este país, saldrán bien parados, mirando por encima del hombro a los que robaron su dinero, sus ilusiones y sus vidas. Espero que algún día todo esto de la vuelta la tortilla y cambie para bien de todos, porque ya estamos muy quemados por aguantar a tanto ladrón, estafador y corrupto amparado por la ley política.
Un saludo.

Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress