Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Ricardo Fernández Esteban
Viernes, 2 de junio de 2017
VAMOS A HABLAR DE MÉTRICA – XVIII

Las silvas rimadas o blancas

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Poesía

Las Silvas rimadas son composiciones que mezclan versos de distintas longitudes armónicas sin un patrón de rima determinado. Las Silvas blancas, además, eliminan la rima y controlan las asonancias.

Las silvas son composiciones poéticas de tamaño indeterminado que generalmente combinan versos de diferentes longitudes, o sea polimétricos, y en las que predominan los endecas y los heptas, pero también pueden tener versos de otras longitudes armónicas.

 

Las silvas rimadas no siguen un patrón preestablecido, y pueden tener algunos versos blancos o sea sin rimar. Sirva de ejemplo inicial el comienzo de las Soledades de Góngora, silva de unos dos mil versos y un complejo discurso que requiere descodificación.

 

Era del año la estación florida                                      11 (-ida)        

 en que el mentido robador de Europa                         11 (-opa)            

(media luna las armas de su frente,                             11 (-ente)            

y el Sol todos los rayos de su pelo),                              11 (-elo)     

luciente honor del cielo,                                                 7 (-elo)                        

en campos de zafiro pace estrellas,                            11 (-ellas)          

cuando el que ministrar podía la copa                        11 (-opa)      

a Júpiter mejor que el garzón de Ida,                          11 (-ida)       

náufrago y desdeñado, sobre ausente,                       11 (-ente)       

lagrimosas de amor dulces querellas                          11 (-ellas)            

da al mar, que condolido,                                              7 (-ido)

fue a las ondas, fue al viento                                        7 (-ento)    

el mísero gemido,                                                            7 (-ido)   

segundo de Arïón dulce instrumento.                          11 (-ento)    

Del siempre en la montaña opuesto pino                   11 (-ino)          

al enemigo Noto,                                                            7 (-oto)          

piadoso miembro roto,                                                   7 (-oto)       

breve tabla, delfín no fue pequeño                             11 (-eño)          

al inconsiderado peregrino,                                          11 (-ino)           

que a una Libia de ondas su camino                            11 (-ino)                

fió, y su vida a un leño.                                                  7 (-eño)

(…/…)

 

En este párrafo no hay ningún verso blanco, aunque algunas de las rimas están muy lejanas (como -ida a 7 versos y –ente a 6). También se percibe una asonancia entre las rimas –ido e –ino, que están a 2 versos de distancia, produciéndose una unión asonante entre esas dos  series de rimas consonantes.

 

Ya que he comenzado citando las silvas rimadas, me parece conveniente introducir los versos blancos, o sea los que no tienen rima pero mantienen un esquema de ritmo métrico, a través de las silvas polimétricas blancas de las que hay numerosos ejemplos en los poetas actuales. Estas composiciones tienen distintas longitudes versales, pero armónicas entre sí, y deberían tener rimas, ni consonantes ni asonantes, próximas entre sí.

 

La estructura métrica más usual es la que denomino silva blanca de versos impares, que combina versos de esa longitud impar, sea en el verso simple o en los hemistiquios del compuesto. Así es posible conbinar, endecasílabos, alejandrinos, eneasílabos, heptasílabos, pentasílabos, tridecasílabos ternarios (con apoyos en 4ª, 8ª y 12ª sílaba), dodecasílabos de 7+5 o 5+7, tetradecasílabos de 9+5 o 5+9, decasílabos de 5+5, etc., siempre que los versos corridos o hemistiquios de arte mayor (a partir de 9 sílabas) mantengan una estructura interna rítmica coherente. La mezcla de unos o de otros depende de la intención del poeta, de su relato y de su sentido musical. Lo más corriente es utilizar sólo heptas, endecas y alejandrinos, pero hay autores que se lanzan con muy buenos resultados a composiciones más variadas.

 

Escojo el poema Instante de Antonio Praena, para mí uno de los mejores poetas actuales españoles, que abre su libro Poemas para mi hermana (2006). Indico la longitud de cada verso, si hay hemistiquios (marcados con +) y entre paréntesis las tonicidades principales de cada verso de arte mayor. Si hay sílabas las destonificadas por contigüidad con una tónica, coloco un doble paréntesis para indicarlo.

 

No lo pienses muy bien,                                                               7

porque ésta es la felicidad, y si la piensas                                14 = 9(2.8) +5

se escapará de tu mirada hasta otro tiempo                           13(4.8.12)

que pertenece a un mundo incontestable.                               11(4.6.10)

En el futuro añorarás estos segundos                                       13(4.8.12)

en los que aún no sabes lo que ocurre,                                     11(4.6.10)

pero que son más plenos que mil vidas.                                   11(4.(5).6.10) ó 12(5+7)

Y la brutal desproporción                                                             9(4.8)

entre los sueños albergados                                                       9(4.8)

y el saldo de tus horas                                                                  7

se hará un abismo infranqueable ante tus ojos.                      14 = 5 + 9(4.8)

Mas no te dejes engañar,                                                            9(2.4.8)

porque has tenido algo más cierto que los sueños;               14 = 7+7 ó 13(2, 4,(7),8,12)

lo estás teniendo en este instante                                               9(2.4.8)

en que algo ocurre silencioso                                                     9((3).4.8)

mientras papá remueve el fuego                                               9(4.8)

y en la cocina corre un grifo.                                                      9(4.6.8)

Es una luz que te recorre entera                                                 11(4.8.10)

y hace temblar tus huesos de ternura.                                      11(1.4.6.10)

Ya estás cumpliendo ese deber                                                  9(2.4.8)

que el hombre tiene al arrebato luminoso                                 13(2.4.8.12)

y da valor a cuanto ni arrebata ni ilumina.                               16 = 5 + 11(2.6.10)

Pero no quieras atraparlo:                                                           9((3).4.8)

es imposible poseer el rayo del misterio                                  16 = 9(1.4.8) + 7

si no es tan sólo al precio de la muerte.                                   11(2.4.6.10)

Tú acaso graba esta ignorancia en la blancura de tu vida    18 = 9((1).2.4.8) + 9(4.8)

y estruja su recuerdo,                                                                   7

como se estruja un bálsamo bendito,                                       11(4.6.10)

contra las llagas que el futuro te reserva.                                13(4.8.12)

Ya no podrás decir                                                                         7

que el gran secreto de la dicha te ha esquivado.                    13(4.8.12)

Quizá tan sólo cuando acabe                                                      9(2.4.8)

conozcas lo que tienes sin tenerlo.                                            11(2.6.10)

Mas no lo quieras comprender,                                                  9 (4.8)

que es descifrar la claridad lo que la mata.                              13(4.8.12)

 

En resumen, en los 35 versos blancos hay: 4 Heptasílabos; 11 Eneásílabos (todos apoyados en sílaba 4ª); 8 Endecas, de ellos 7 apoyados en 6º y 1 en 8ª (uno de los apoyados en 6ª también puede recitarse como dodeca 5+7); 6 Tridecasílabos ternarios (más 1 que también puede recitarse como Alejandrino)¸ 1 Alejandrino (que puede ser trideca ternario); 2 Tetradecasílabos, uno (5+9) y otro (9+5); 2 Hexadecasílabos, uno (9+7) y otro (5+11); y un Octodecasílabo (9+9). O sea, 35 versos de longitud impar, sea el verso corrido o sus hemistiquios, y apoyados todos los de más de 8 sílabas por tonicidades en sílaba par.

 

Respecto a las posibles rimas, se trata de un poema blanco sin rimas ni asonancias próximas perceptibles. Tan sólo he encontrado una asonancia entre misterio y recuerdo (versos 24º y 27º), pero la “i” débil intermedia del primero y la “r” en coda del segundo (además de la separación por un punto y dos versos, de los que uno es muy largo), creo que debilita mucho esta asonancia y la hace casi imperceptible.

 

Hilando muy fino, se podría indicar que hay un verso, el 14º,  en que ocurre algo silencioso, que tiene un ritmo algo distinto. Su pronunciación usual sería:

 

en- que o-cu-rre al-go- si-len-cio-so.

 

Para mantener el eneasílabo hay que hacer sinalefa en  “ocurre algo” y destonificar una de las dos sílabas contiguas. Lo más fluido sería destonificar “algo” y mantener la tonicidad del verbo “ocurre”. En ese caso el verso quedaría como un eneasílabo con apoyos en 3ª y 8ª, tonicidad que es distinta de la general sobre las sílabas pares, por lo que parece más conveniente un pequeño esfuerzo en el recitado en el sentido contrario, o sea mantener el “algo” tónico y destonificar el verbo para que el verso tenga apoyos en 4ª y 8ª.

 

Como ejercicio práctico, imagino otra posibilidad que sería añadir un “el”, referido al “instante” del verso anterior: en el que ocurre algo silencioso. En ese caso la métrica del verso sería: “en- el- que o-cu-rre- al-go- si-len-cio-so  :  11(4.6.10)”, ya que el acento en 6ª de “algo” rompería la sinalefa. Quedaría por tanto un endeca compatible con el ritmo del resto del poema. Como he dicho, esto es tan sólo un ejercicio práctico, ya que considero este poema muy bueno en contenido y en forma, tal como lo escribió el autor.

 

También pueden componerse silvas de versos pares, o sea exasílabos, octosílabos, decasílabos de tirada, dodecasílabos 6+6, etc., pero son mucho menos usuales y su ritmo no suele ser tan armónico y fluido como el de las de verso impar.

 

Dentro de mucho de lo que se denomina verso libre, y que citaremos en el siguiente artículo, hay estructuras métricas totales o parciales como las comentadas anteriormente, que hacen que se mantenga un ritmo subyacente, más o menos presente, pero que ayuda a distinguir en a la poesía de la prosa.

 

 

Todas las entradas de “Vamos a hablar de métrica”

Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios. Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Sábado, 3 de junio de 2017 a las 15:31
Ricardo Fernández Esteban
Antonio, soy Ricardo Fernández, autor de este artículo, recuerda que te presenté en la tertulia poética que te dedicó El Laberinto de Ariadna en Abril de 2014 y allí ya cité este poema tuyo y lo puse como ejemplo de estas silvas blancas basadas en ritmos impares.

Ante todo, disculpa por mi error de transcripción al copiarlo de tu libro “Poemas para mi hermana”, tienes razón en el original está como tú dices "en que algo ocurre silencioso" y es un eneasílalbo (2.4.8) similar al resto de los 10 eneas del poema. Tu poema es un ejemplo magnífico de cómo mantener el ritmo y controlar asonancias que producen soniquetes, y esa base técnica consigue que el excelente texto del poema vuele hacia el lector sin impedimentos y se cree esa magia que siempre acompaña a un buen poema.
Un abrazo.
Ricardo Fernández

Adenda: Si queréis saber más de la poesía de Antonio Praena os dirijo a la entrada que le dediqué en mi blog: http://lapalabraesmagica.blogspot.com.es/2014/04/praena.html
Fecha: Sábado, 3 de junio de 2017 a las 12:48
AP
Estimado Luis:
¡Muchas gracias por traer este poema a esta página, por tus palabras y por tu concienzudo y sabio análisis. Me he quedado muy felizmente sorprendido.
Pero además, debo felicitarle por su buen oído y técnica, ya que, en efecto, el verso 14 que señala tiene serios inconvenientes. La razón de todo es muy sencilla: está mal copiado. No sé de qué edición lo ha tomado, pero el original dice así:
"en que algo ocurre silencioso"
(es uno de 9, que tanto me gusta) Usted ha detectado algo importante y con toda la razón de l mundo, pues resulta que el verso está mal copiado.
Gracias profundas por traer este poema de es librito del Adonáis al que tanto cariño tengo, y en el que aún estaban esa inocencia y esos primeros pasos de aprendizaje de hace más de 10 años ya. Un abrazo inmensamente agradecido

Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress