VER EN VERSION CLASICA
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Redacción
Martes, 9 de mayo de 2017
María Torvisco

FRACTURA

Guardar en Mis Noticias.

FRACTURA nos habla de las inflexiones del tiempo, de lo que reconocemos porque lo hemos conocido, de los giros vitales y el reencuentro con uno mismo a través de los cambios.

FRACTURAEs por eso que FRACTURA tiene una estructura circular, la misma que construye el tiempo y hace que nuestra memoria regrese: memoria/olvido/memoria/olvido… jugando con la recuperación de las imágenes que interpreta y reinterpreta y reclamando el lenguaje como pasaje para sobrevivir, como forma de detener el tiempo, o eternizar las calles...

 

Qué extrañeza produce a veces reflexionar acerca de nuestra posición en el mundo, de las infinitas decisiones que son posibles en cada uno de los instantes de nuestra vida y a la vez, de las limitaciones que nos imponen las circunstancias de lugar y tiempo en las que existimos. La memoria puede hacernos evocar escenas del pasado, pero esos recuerdos casi siempre son ilusorios, adornados por el paso del tiempo, porque ya no somos los mismos que los protagonizaron. Pero es cierto que dichos recuerdos constituyen nuestra identidad y deben ser evocados para poder interpretar nuestra biografía. Pero ¿es posible controlar ese tiempo que parece que se nos deshace entre los dedos día tras día?

 

María Torvisco, que define su escritura como un acto de rebeldía, entrega un libro inquietante y profundo, dedicado a explorar nuestro mundo cotidiano más íntimo, el más auténtico, el que define nuestra existencia, que es la vez el más inexplicable. Esa estructura circular con la que queremos ordenar el tiempo, nuestro devenir, volver a lo cotidiano y tratar de prever el futuro. Una frágil muralla de orden contra la tormenta perfecta del caos. Vivamos y sigamos mirando el mundo con el mismo asombro que los primeros días.

 

El hogar de las palabras

 

 

María TorviscoMaría Torvisco (Madrid, 1952).

 

Su necesidad de estar al lado de la poesía la llega en su juventud a través de la lectura, será mucho más tarde cuando decida escribir. Ha participado en proyectos colectivos tales como El nombre de los peces (La Piscifactoría, 2009), Olvido (La Piscifactoría, 2010), In absent(i)a (Nanoediciones, 2011), Indignhadas (Unaria Ediciones 2012), Atlas poético. Viajeras del siglo XXI (Cuadernos del Laberinto, 2013), Erotizhadas (Unaria Ediciones 2014) y En legítima defensa (Bartleby, 2014).

 

María escribe para coleccionar material de memoria, su escritura nos habla de la pasta de los sueños y nos enseña una realidad fracturada, inquietante, invisible pero real: No irías, dijiste, nunca allí, pero/ Ocurrió que tus ojos trazaron rumbo roto/ permitiendo el presagio de los pájaros/ el sentimiento del asedio.

 

María escribe para buscar el nombre exacto de las cosas y así eliminar la máscara, denunciar el maquillaje actual que esconde el origen de la palabra y hace de ella un artilugio evasivo y cínico.

 

 

Entrevista a María Torvisco en nuestro semanario

 

COMPRAR LIBRO

 


 

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress