VER EN VERSION CLASICA
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Victoria Fabre
Martes, 9 de mayo de 2017
Un poema para Lou Andrea Salomè de Rainer María Rilke

De Rainer María Rilke a Lou Andrea Salomè

Guardar en Mis Noticias.

“Es necesario morir porque uno las conoce”

Morir del indecible florecimiento de la Sonrisa,

Morir de sus manos ligeras. Morir de mujeres.

 

Que cante el adolescente las que provocan la muerte

cuando caminan altivas por el espacio de su corazón.

Que de su pecho ensanchado

se eleve su canto hacia ellas:

inaccesibles. ¡Ah! ¡Cuán extrañas son!

Más allá de las cimas

de su corazón ascienden ellas y esparcen

trozos de noche suavemente metamorfoseados en el abandonado

valle de sus brazos. Brama,

el viento en su ascenso por entre la hojarasca de su cuerpo, centellean,

sus fugitivos arroyos.

 

Pero que el hombre

se calle, más agitado. Él, quien,

sin camino, durante la noche por los montes

de sus sentidos ha errado;

que se calle.

 

( De Rainer María Rilke a Lou Andrea Salomè)

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress