Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Ignacio Fernández Candela
Viernes, 7 de abril de 2017
Ruiz-Mateos rechazó que Hugo Chávez solucionara sus problemas

Rumasa no quiso vender al chavismo y arruinar España

Guardar en Mis Noticias.

No hay personaje peor e injustamente tratado en el tiempo de la democracia española que José María Ruiz-Mateos. Es un personaje único que despertaba en vida  recelos o pasiones de admiración.

Rumasa no quiso vender al chavismo y arruinar España   Es comprensible que se asocien a su identidad múltiples impresiones que pasan desde la indignación a la consternación, con todo tipo de matices acerca de su labor empresarial y financiera que resulta ser denostada frecuentemente por la ignorancia de sus detractores y críticos. Algo que no es responsabilidad de los ciegos que no han podido mirar más allá de la codificación que los medios de comunicación españoles han ofrecido mediante la manipulación, siguiendo directrices de altas y ruines influencias que han desvirtuado la realidad de lo sucedido con lo que fue la delictiva expropiación de Rumasa en 1983. Crearon un alfabeto braille a medida de la ceguera histórica que aqueja al español, cuando cobardemente no se interesa por saber más de lo que la apariencia pretende dictar como dogma

 

   Para todos aquellos que aún no ven más allá de las sombras del espejismo democrático que han sido estos cuarenta años, cuyo balance desastroso estamos conociendo en la actualidad socio-política y económica, hagamos un repaso con el testimonio garante de un servidor que fue su confidente y amigo siendo además su portavoz en los últimos y decisivamente  oscuros y dificultosos años de su vida.

 

   Ahora que su cuerpo ha sido desenterrado no puede imaginarse mayor profanación que la sufrida en vida contra su trabajo, integridad y afán de Justicia frente a las adversidades acaecidas nada casualmente el 23 de febrero de 1983, cuando la carroñera élite de España decidió despojarle de un patrimonio retasado en 3 Billones de las antiguas pesetas; 18.000 millones de euros actuales. Ahora que exhuman sus restos no cabía peor imaginación que asistir después de fallecer al expolio de su alma por mediación de una familia que no ha impedido esta aberración legal, fácilmente eludible si cualquiera de los hijos o nietos hubiera consentido en hacerse una sencilla prueba de ADN.

 

  Las cuitas terrenas no han de ver nada con los sabidurías más allá de las miserias humanas, pero solo la intención moral de permitir que le desentierren ya lo dice todo sobre quienes lo rodearon, pagando con la moneda de la traición una vida entregada a los suyos y a la masiva creación de empleo.

 

Rumasa no quiso vender al chavismo y arruinar España

 

 En 1996 fue exculpado de toda imputación acerca las presumibles causas que llevaron al expolio de Rumasa, cuyos instigadores y beneficiarios quedaron en evidencia legal además de convertirse el caso en un delito de gran calibre con la implicación del Estado español en el abuso.

 

   En 1999 se dictaron dos autos del Tribunal Supremo que establecía la devolución del robo patrimonial, a falta de una consolidación de balances que jamás hubo intención de presentar.

 

 En este suma y sigue de despropósitos malintencionados contra el empresario llegó el momento culminante de las trampas inesperadas, cuando se perpetró la presunta estafa de Nueva Rumasa con una emisión de pagarés que atrapó a miles de inversores, siendo el propio empresario engañado acerca de la situación empresarial al ceder responsabilidades a terceras personas en el año 2004 que le guiaron erróneamente hasta la hecatombe final.

 

  Por tanto: no fue responsable ni de las presuntas irregularidades del pasado —que de ningún modo iban a justificar el expolio de Rumasa— ni de lo sucedido con el Grupo empresarial Nueva Rumasa con una exculpación explícita de la UDEF que ha investigado la trama, próximo el juicio después de años de espera para miles de damnificados.

 

   Durante los últimos años de su vida trabajamos intensamente un serio proyecto de cesión de derechos de litigio por la Rumasa antigua, estando interesados cuatro fondos de inversión para negociarlos con el Estado español, ya que se habían trampeado permanentemente todas las reuniones con los gobiernos de Aznar, primero, y de Zapatero después. En el caso de nuestras negociaciones con un lobby patrimonial el montante era exclusivamente para pagar a los Inversores, su gran caballo de batalla diario, y solventar económicamente las deudas con trabajadores y acreedores. Todo por un valor mucho menor de 1.500 millones de euros.

 

 La anterior ocasión habría sido una sonada y multimillonaria venganza que él no quiso tomar contra el país, España, al que literalmente amaba. La oportunidad surgió en la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado celebrada en Chile durante el mes de noviembre de 2007. Unas fechas recordadas por el encontronazo dialéctico que tuvo el actual rey emérito, Juan Carlos I, con el canciller bolivariano Hugo Chávez. Un desencuentro que no quedó en agua de borrajas sino que instó a que el gobierno venezolano intentase una cumplida venganza que habría hipotecado el futuro de los españoles. Ejerció de mediador un abogado alemán llamado Josef Tkaczick -fallecido en el 2015- que negoció con el empresario para comprar dichos derechos de litigio, toda vez que el total de las retasaciones sobre las 700 empresas y 23 bancos intervenidos cubrían un montante estimado de 18.000 millones de euros. (Fuente:/ El Español)

 

  Las negociaciones estaban muy avanzadas y Hugo Chávez resuelto a adquirir los derechos solventando el problema histórico de la expropiación de Rumasa, cuando se filtró —vulnerando las cláusulas de confidencialidad, estrictas en negociaciones de este gran calado financiero y jurídico— la identidad de la otra parte y las causas de la adquisición que implicaban una venganza contra España por lo sucedido en Chile con el Rey.

 

[Img #8605]

 

 De inmediato José María Ruiz-Mateos abortó la operación y rompió todos los nexos negociadores, incluso con el intermediario alemán. Nada deseaba más en su afán de Justicia legítima —obligadamente confrontado con el Estado que saqueó su patrimonio y arruinó su trabajo con métodos mafiosos al más alto nivel— que dirimir la afrenta recuperando lo que era suyo después de comprender la gran trampa de la élite española que jamás iba a permitirle el derecho a reivindicar y obtener lo justo… pero no a cambio de ser injusto con los españoles y arruinar la España que le vio nacer.

 

 Cuando en sus confidencias numerosas hablamos de este episodio, le pregunté de si fue consciente de que todos sus males, los de siempre sumados a los entonces actuales, habrían acabado si hubiese permitido la compra al gobierno bolivariano de esos derechos de litigio para llevarlos a los tribunales internacionales, lejos de la corrupción jurídica mantenida durante décadas. Me respondió: “Quiero Justicia grande, Nacho, pero no una cualquiera. La justa. ¿De qué sirve que se haga justicia que quiero si con ella hago injusticia? Yo amo a España y a sus gentes. No quiero morir pensando que mi vida fue venganza y no lo que creo justo”. Luego añadió lo que se convirtió en una coletilla cuando hablábamos de las muchas ingratitudes en un mundo sin justicia: “Si Dios lo quiere así, por muy duro que sea, Amén”. Y aquel Amén resonaba en el despacho o en su dormitorio con la rotundidad de un guerrero con fortaleza del alma que no se dejó doblegar por las tentaciones siendo el mismo Diablo quien ofreció acabar con sus torturas a cambio de torturar España. El empresario no lo quiso, con valiente heroicidad. Que se sepa ya que la verdad sobre su condición humana siempre fue desvirtuada o falseada

 

 Hoy, viernes 7 de abril, su cuerpo es exhumado. Estoy seguro de que esta profanación es solo contra la moral de quienes no han impedido esta aberración cuando habría sido fácilmente evitada. No existe por ello ninguna interrupción de su reposo porque él murió con la conciencia muy tranquila, dando la cara por sus hijos, con la demostración un amor inconmensurable  como padre, e impidiendo que un sátrapa comprara su existencia aliviada, su alma encadenada en vida, cargando a cambio una deuda a todos los españoles que habría lastrado nuestra economía sine die e hipotecado nuestro futuro.

 

 Héroe como padre y como persona que murió en el “fracaso de los justos” como bien mencionó Juan Pablo II. Es el hombre que yo conocí y cuyos innúmeros méritos ocultos ya empiezan a salir a la luz. Así los ciegos vean, si es que pueden ver y la envidia o el estulto rencor de la mediocridad lo permiten.

 

 ¿Se imaginan que el ingenio empresarial y financiero  hubiera consentido la victoria final, arrojándoles al abismo de la incertidumbre y la ruina?  Seguro que no. Justicia terrena no hay pero la divina se la ganó con creces.  Felipe González, el confiado y necio  Epulón de esta historia de traición, y otros no tendrán esa suerte.

 

 

 Ignacio Fernández Candela

Exportavoz de D. José María Ruiz-Mateos


 

 

Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios. Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress