VER EN VERSION CLASICA
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

José Ramón Ponce
Sábado, 18 de marzo de 2017
CIRCUITOS NEURALES Y SISTEMA PSÍQUICO (II)

Fuentes fundamentales de la psique humana

Guardar en Mis Noticias.

Es el sistema quien puede resolver la indefinición sobre el origen genético o adquirido de la psique. El sistema psico-cerebral, en su filogénesis y ontogénesis, envuelve la polémica, aun no resuelta, de cuanto es genéticamente predeterminado o cuanto surge de la influencia del medio socio-ambiental.

Ludwig von Bertalanffy

 

El enfoque dialéctico fundamenta la concepción sistémica. La teoría de sistema, como tal, fue inicialmente expuesta por Ludwig Von Bertalanffy (19011972), pero sus premisas se hallan en la filosofía hegeliana, y también en otros autores; entre ellos las teorías de George Homans y Theodore Newcombs, clásicos de la psicología social.

 

Un sistema es un conjunto de componentes interconectados, donde uno incide sobre el otro. Se encuentra el sistema orgánico, cuyas partes están vinculadas acorde a una estructura fija y pre-establecida, con canales de interacción externa, y ubicado dentro de una estructura mayor. Por el contrario, se halla el no-orgánico, donde sus partes están vinculadas pero con determinado margen de libertad en sus interconexiones.

 

Todo sistema orgánico funciona a través de su estructura, regula la interacción interna y externa, y al mismo tiempo se autorregula. Se mueve según sus posibilidades de ajuste, y se reorganiza por sí mismo; a diferencia del no-orgánico, donde sus procesos internos operan a través de canales indefinidos e inestables.

 

Un sistema puede ser abierto, el cual posee entrada de alimentación (input) y brinda un resultado al exterior (output), el cual incide sobre otros sistemas vinculados. Su interacción externa conduce al crecimiento de su estructura interna, pero por el contrario, si es cerrado, resulta en su involución hasta destruirse; al no existir fuente de alimentación, se desintegra. Es el proceso de Entropía, mientras el opuesto, la Homeostasis, supone el equilibrio entre las partes.

 

Es el sistema quien puede resolver la indefinición sobre el origen genético o adquirido de la psique. El sistema psico-cerebral, en su filogénesis y ontogénesis, envuelve la polémica, aun no resuelta, de cuanto es genéticamente predeterminado o cuanto surge de la influencia del medio socio-ambiental.

 

Desde que Aristóteles presentó su idea de "Tabula Rasa", en su libro Sobre el alma, concepto desarrollado más tarde por el empirista John Locke, muchos pensadores se han ocupado de la cuestión del origen y evolución de la psique. Pero no es hasta el siglo XX, cuando se impone la pregunta de si es genético-hereditaria o aprendida (Berk, 2010).

 

Puede afirmarse que esta polémica, en sentido teórico, se resuelve a través del enfoque sistémico, donde ambas fuentes se integran en unidad. Estudios actuales de la genética niegan la exclusividad de la Tabula Rasa, pero al mismo tiempo demuestran la mutación de las estructuras biológicas bajo efecto de la influencia social (Pinker, 2004) (Santrock 2004) (Berk 2010).

 

Por ello es de suponer que la programación genética es heredada como contenido psíquico, pero encauzada por influencia socio-ambiental a partir del nacimiento. El individuo nace con una pauta genéticamente predeterminada, pero se socializa dentro de un contexto cultural específico (Sue & Sue, 2003). Incluso el factor genético permanece inactivo hasta tener lugar la intervención de factores sociales (Cacioppo & Berntson, 1992).

 

La carencia del conjunto social implica para el individuo, en casos que ha logrado sobrevivir ayudado por otras especies, la estructuración interna equivalente al ambiente natural y animal. Es modelada su psique y conducta acorde a las circunstancias con las cuales interactúa, por lo cual no se logra socialización ni consciencia. Tal es el caso de niños-lobos encontrados en la selva, los cuales pudieron subsistir ayudados por animales. Esos niños no hablan, no piensan, emiten sonidos guturales, y no sonríen, como ha sido observado en los conocidos Amala y Kamala (la primera murió en poco tiempo). Tomaban agua a lengüetazos, comían carne cruda del suelo, y solo emitían rugidos porque no poseían lenguaje. Algo similar se observó en los niños Singh y Zingh, quienes no caminaban ni mantenían posición erecta.

 

El ambiente determina el sistema viviente, y este determina en el ambiente (Margulis, 2007) (González Martín, Cerebro cognoscente). De hecho, la variedad de experiencias recibidas constituye un factor en el desarrollo cerebral de los seres humanos (Breedlove, Watson & Rosenzweig, 2010). De aquí que el crecimiento del individuo en un ambiente natural, alejado de humanos y criado por animales, lo convierte en cuasi-animal.

 

La posibilidad de adquirir consciencia es algo solo inherente al hombre, quien conlleva el paquete genético y físico para su aparición, pero también se requiere de la intervención de la influencia social. Este efecto en la evolución filogenética, se repite en la ontogenética.

 

El origen y maduración de la psique ha sido abordado por diferentes perspectivas. Una fuente primaria es la teoría evolucionista, de Charles Darwin, que enfoca la fuente biológica pero modulada por mecanismos adaptativos. Otras teorías han sido la de Stanley Hall, Arnold Gesell, Alfred Binet, and William Stern. Sigmund Freud, expone el desarrollo individual a través de etapas de maduración interna, y entre neo-psicoanalista se encuentra Erik Erikson.

 

John Watson enfoca el tema desde la perspectiva Conductista, siendo esta posteriormente desarrollada por Frederic Skinner (Hergenhahn & Olson, 2007). Esta concepción, en su forma ortodoxa, hace caso omiso de las condiciones internas de la persona, teniendo en cuenta solo su expresión externa, o sea la conducta. Las “lagunas” teóricas en las concepciones de Watson y Skinner fueron resueltas por sus derivaciones; entre ellas la teoría del Social Learning, de Albert Bandura.

 

Se agregan otras que también enfocan el desarrollo humano, la Sociocultural, expuesta por Lev Vygotsky, la cual tiene en cuenta el impacto de valores sociales en la acción social. Además, la teoría de Jean Piaget, donde este autor muestra la formación de la realidad en la mente del niño a través de los conceptos de acomodación y de asimilación, enfocándolos como adaptación biológica. Las teorías de Freud, Piaget y Vygotsky han sido cruciales en el estudio del desarrollo individual (Berk 2010).

 


Berk, L. E. (2010). Development through the lifespan (5th Ed.). Boston, MA: Allyn & Bacon.

Cacioppo, J. T. & Berntson, G. G. (1992) Social Psychological Contributions to the Decade of the Brain, Doctrine of Multilevel Analysis. American Psychologist, 47, 8, 1019-1028

González Martin, D. (1975) Cerebro Cognoscente. La Habana: Ed. Academia de Ciencias de Cuba.

Margulis, L. (2007) Discurso de investidura Doctor Honoris Causa. Barcelona: Universidad de Barcelona.

Hergenhahn, B. R. & Olson, M. H. (2007) An Introduction to Theories of Personality (7th). London: Pearson/Prentice Hall.

Santrock, J.W. (2004) Life-span Development (9th Ed.). Boston: Mc Graw Hill.

Sue, D.W. & Sue, D. (2003). Counseling the Culturally Diverse. Theory and Practice. United States of America: John Wiley & Sons, Inc.


 

 

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress