VER EN VERSION CLASICA
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

José Rodríguez Infante
Sábado, 11 de marzo de 2017

Lunes

Guardar en Mis Noticias.

Lunes

 

Lunes, 8 de Septiembre de 2008

 

La Vall de Boí

 

Temeroso de que un mareo inoportuno me privase de disfrutar del segundo día por el riu de Sant Nicolau, me tomé mi dosis de biodramina antes de coger el taxi que nos acercara al Planell de Aigües Tortes, que fue donde llegamos la última vez que anduvimos por aquí. Una vez que dejamos el taxi nos adentramos río arriba por una pista muy cómoda que va ascendiendo hasta el refugio del Estany Llong. El paseo es agradabilísimo y en una hora se llega en circunstancias normales. Las vacas, las cabras y las ovejas constituyen los animales domésticos que el hombre tiene por estos pagos y que controla como puede, pero supongo que controla, de lo contrario no habría negocio. La mañana está fresquita y como tampoco luce el Sol, no conviene pararse para coger frío. Junto a nosotros realizan el mismo itinerario un grupo de chavales con sus monitores y que parecen dispuestos a pasar un buen día por los lagos.

 

Cuando llegamos al Estany Llong nos reciben unos cuantos patos que deben estar acostumbrados a la presencia humana y a las migajas de pan que se les pueda ofrecer. El mencionado lago es un reducto glaciar de aguas transparentes y al que no cesa de llegarle aporte por los cuatro costados. Se ve una extensa pradera, muchos árboles y un sendero que lleva a su compañero menor o Estany Redó. A éste último accedo en solitario ya que V. se encuentra algo cansada; me doy toda la prisa que puedo en ir, venir y disfrutar de un precioso lago colocado en el mismo circo del glaciar. Al regresar encuentro a V. en el Refugio y nos animamos a meterle mano a un plato de garbanzos que entraba en el menú del día. El lugar me parece muy cómodo para cumplir la misión de amparar a los montañeros en los momentos difíciles de invierno. Hasta él llega una pista de tierra, tiene placas solares y una cantidad de bombonas enormes para casos de incomunicación –supongo. Como hace más bien frío, decidimos regresar a la parada de taxis, aunque de manera relajada porque el camino es muy favorable. Escuchamos el ronroneo del río, nos hacemos las fotos correspondientes; me parece identificar al carbonero garrapinos, veo a un petirrojo y charlamos con una señora de Tarrasa sobre el catalán, el español y los líos del lenguaje.

 

Luego de un sabroso café nos fuimos a visitar Caldes de Boí, un balneario que ha aprovechado las distintas fuentes de la zona para trazar un jardín muy espectacular con chorros de agua en todas direcciones. Algo muy original. Aquí se resiente V. de una rodilla, pero a pesar de eso nos acercamos hasta el embalse de Cavallers, con unas curvas y unas estrecheces que acongojan; desde arriba el espectáculo merece la pena y el embalse visto desde su frontal es un auténtico lago. Vemos rutas señalizadas por todas partes y es difícil imaginarse algún espacio por el que no haya un sendero o una posibilidad de ascender a tal o cual pico. Nos está sorprendiendo gratamente este valle, al que pocas pegas se le pueden poner, al menos en este tiempo. Tiene de todo y a cual mejor.

Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios. Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress