VER EN VERSION CLASICA
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Alicia Estela Beltramini Zubiri
Viernes, 3 de marzo de 2017
El reflejo de la temática ciudadana en sus murales

Marino Santa María

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Artes Murales

Marino Santa María nació en Buenos Aires en 1949 en el barrio de Barracas en la calle Lanín donde actualmente reside y tiene su taller. Su padre Marino Pérsico era pintor y ceramista, lleva el apellido de su madre para que no se lo confundiera con su padre.

Estudio  y egresó de las escuelas de Bellas Artes Manuel Belgrano y Prilidiano Pueyrredon .Fue rector de  esta ultima escuela que luego formó parte del Instituto Universitario Nacional de Artes, hoy UNA. Actualmente dirige un taller de artes y oficios dependiente del gobierno municipal de la ciudad de Buenos Aires en el Barrio de San Telmo.

 

Marino Santa María

 

¿Cómo Empezaste con el muralismo y porque decidiste  hacer muralismo?

 

Hubo una idea de buscar otro tipo de comunicación, lo comencé mas como una intervención urbana que como muralismo, quería crear un espacio donde la gente quede de algún modo envuelta dentro de él, no que sea un mural, del cual uno toma distancia y lo mira como un cuadro grande. Entonces en esta calle Lanín, que es donde nací,  fue la primera intervención que hice en el  año 2000-2001, después pasamos  todo a mosaico, a partir de ahí sentí que establecía una relación diferente con el arte, donde el arte va a la gente y no la gente al arte. Creo que la plástica es como la música, la gente la escucha, la vive, le gusta o no le gusta y después esta la parte para los entendidos. Pero no debe ser el  arte solo para los entendidos, debe formar parte de la vida cotidiana y mi experiencia es que el arte en la ciudad es un incentivo para   que los ciudadanos tengan otro tipo de creatividad, produzcan creatividad.

 

¿Los ciudadanos participan, les interesa?

 

Si ves esta calle que ya tiene quince años ninguna pared tiene ningún grafiti, ninguna escritura, no solo porque al dueño le interesa cuidarlo, sino por el respeto  a los colegas que hacen arte urbano, que no escriben sobre la obra, escriben en la vereda pero no arriba de la obra. Me hablan del vandalismo y donde hay obra no hay vandalismo, cada vecino que tiene obra en su fachada fue porque me pidió que la haga,  cada intervención es  gratuita. Ahora pasarla a mosaico es mucho más caro y tiene otras cualidades el brillo, la limpieza, la durabilidad.

 

¿Tienes alumnos particulares?

 

Pocos, tengo un equipo de gente que trabaja conmigo, y alumnos tengo pocos, porque tengo mucha tarea  muralista o de ambientaciones, como es lo que hice en plaza Italia o en el subte .Dar cursos en el interior si me interesa.

 

¿La gente de tu equipo te ayuda a elaborar los murales?

 

La .gente de mi equipo, cuando yo hablo con vos, están en el taller trabajando en papel sobre planificación, que después se traslada  al muro.

 

¿Conoces algo de los muralistas mejicanos?

 

No

 

¿No te interesaron?

 

No, porque el mural como cuadro grande no me interesa, el mural como relato turístico no me interesa, para militar pongo mi cuerpo, mi obra es libre. Yo fui gremialista, delegado estudiantil, pero eso no aparece en la obra, no explícitamente. Yo con mi obra cuestiono la ciudad, cuestiono la preservación o no de la una tradición; cuando tuve que pelear como gremialista, lo hice con mi cuerpo y mi alma, por eso dos veces me vinieron a buscar y a mí eso  de arte mexicano no me entusiasma, si bien reconozco el momento de ellos, pero no para heredarlo tantos años después .Cuando hice Lanín, lo hice contra la tradición de Barracas, porque tenía todo el derecho por haber nacido acá.

 

¿Por qué contra la tradición?

 

Porque la supuesta tradición de Barracas sería tango y puerto, cosas de Barracas que nunca viví y mi padre tampoco, porque para ir a bailar tango iba  a la Boca, entonces hablar de Barracas tanguera a mi me resulta un mito extraño.

 

Por lo tanto elaboré una obra abstracta, ahí peso mucho mi visita al Guggenheim de Bilbao, donde vi una importante obra de arquitectura que quebraba con toda la arquitectura tradicional y ese hecho de ruptura hizo que todos habláramos de Guggenheim de Bilbao. Esta obra de Barracas, que fue aprobada por el gobierno municipal, se transformó en el  puntapié inicial de este nuevo desarrollo artístico del sur.

 

No soy muralista, hago arte público, el sumun fue Quinquela Martin, fue precursor de arte público, cuando él pintó Caminito (calle característica de La Boca a la que Juan de Dios Filiberto le dedicó un tango), la gente pensaba que pintaba  casas y  no que era un precursor de lo que hoy llamamos intervenciones urbanas, no había nadie quien hiciera eso. Ahora se puede valorar, fue la única obra de arte público que tuvo la Unesco durante años.

 

Cuando te caracterizaron como muralista  aclaras que lo que haces no es muralismo sino intervención urbana .Pregunto entonces:¿el mural no es una forma de intervención urbana?

 

 No siempre se puede hacer una intervención urbana  porque a veces  el espacio no lo permite. Hice una intervención para las madres de plaza de mayo, no me quería  quedar en el mural, pero no tuve alternativa, porque en frente tengo el rio, solo pude hacer los canteros.

 

Cuando fui a Medellín pude pintar un Gardel frente al aeropuerto donde murió. El gobierno de la ciudad de Buenos Aires quería regalarle un mural a Medellín. Lo hice en la Biblioteca Mejías Vallejo y quedo justo frente al aeropuerto.

 

¿Fuiste a la casa de Gardel en Medellín?

 

Sí, fui y pude ver  el asiento del avión donde murió , era un asiento de lata plegable, ese era el  asiento donde viajaba Gardel. Yo lo admiro a Gardel como artista, no tanto por el tango en sí, sino porque salió de donde salió, y llegó a ser compositor, actor e intérprete de lujo. Que se animó a tomar un avión al que le tenía miedo y llegó a Estados Unidos donde triunfó. Él que había salido del analfabetismo puro que era la gente del abasto, creo que esa es la dimensión de Gardel que me interesa como un transgresor, que la vida que le toco no fue un límite para él, le toco vivir sin padre, en el abasto, robando, porque hizo de todo y llegar a ser la figura que es.

 

Creo que crearon el mito

 

Si, está bien, pero cuando creas el mito es porque tenés algo para crear.

 

Marino Santa María

 

 Aunque el autor prefiere denominarse artista urbano, sus composiciones registran un parecido mayor con el muralismo ya que en sus muros   se destacan acontecimientos históricos como Carlos Gardel o las madres de plaza de mayo. En el arte urbano se enfatizan los temas  relacionados con acontecimientos políticos, económicos y sociales de la ciudad y con ello se intenta concientizar al ciudadano.  

 

 Marino, comprometido con su entorno social, integra en el espacio urbano  sus intervenciones artísticas donde  los personajes y paisajes de su ciudad emergen identificándose  con la gente. Este artista considera que si el arte está en la ciudad cambia la ciudad. Cambia el hábitat humano. El artista se convierte  así en un transformador creativo.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress