Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Ricardo Fernández Esteban
Jueves, 23 de febrero de 2017

TIPOS DE RIMA ASONANTE

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Poesía

En la fuerza de la rima asonante también influyen, además de las vocales, las consonantes implicadas.

Como indiqué al final del anterior artículo, a pesar de que en la rima asonante sólo se cuentan las vocales a partir de la última tónica, opino que las consonantes de ese final de la palabra, o su ausencia, pueden influir en la mayor o menor proximidad fonética de esa rima asonante y hacen que existan distintas gradaciones de asonancias. Podríamos decir que existe una progresiva gradación de más a menos desde rimas asonantes muy cercanas a las consonantes a otras sólo con una ligera asonancia, en función de esas consonantes que normativamente no se tienen en cuenta.

 

Para comentar esas gradaciones, antes hay que tratar un poco de la  fonética de las distintas consonantes y su mayor o menor proximidad. Voy a referirme básicamente al español estándar peninsular, y anticipo que no existen verdades absolutas, ya que hay diferentes “hablas” según zonas geográficas o grupos sociales que hacen variar ligeramente estos sonidos consonánticos. La expresión oral de la poesía depende de quien la recita, por lo que estas coincidencias fonéticas, que llamamos rimas, están sujetas a diferencias de recitado. Además, la gran extensión y difusión de nuestra lengua aumenta esos matices en la pronunciación de las palabras.

 

Veamos este cuadro resumen que indica las distintas grafías y su pronunciación:

 

TIPOS DE RIMA ASONANTE

 

Unos pequeños cometarios fonéticos nos ayudarán a interpretar el cuadro, en el que algunas grafías ocupan dos posiciones ya que su realización es variable en función del hablante o de otros sonidos próximos en la palabra.

 

El punto de articulación: es la zona de la cavidad bucal en que dos órganos se unen para producir un sonido. Bilabial: los labios. Labio-dental: dientes superiores sobre el labio inferior. Interdental: la punta de la lengua entre los dientes superiores e inferiores. Dental: La punta de la lengua toca los dientes superiores. Alveolar: La punta de la lengua toca los alveolos de los dientes superiores. Palatal: La lengua toca el paladar. Velares: La lengua toca el velo del paladar (más retrasado).

 

El modo de articulación: es la forma como sale el aire por los órganos articulatorios. Oclusiva: de golpe con una pequeña explosión. Fricativa: sale rozando produciendo un ruido continuo. Africada: empieza como oclusiva y acaba como fricativa. Lateral: el aire sale por los lados de la lengua. Vibrantes: se interrumpe la salida del aire con movimientos rápidos de la lengua. Nasal: el aire sale por la nariz además de por la boca. Sorda: no vibran las cuerdas vocales. Sonora: vibran las cuerdas vocales.

 

Respecto al cuadro hay dos grafías que se confunden en amplias zonas geográficas. La “ll” se pronuncia en muchas zonas como “y” (yeísmo) y en general se ha perdido esa distinción de sonidos en las rimas. La “z” (sonido c suave) se pronuncia en el sur de España y en amplias zonas de Latinoamérica como “s” (seseo); no obstante,  en la poesía de la península, excepto en la popular, se mantiene la distinción de rimas con “z” y “s”.

 

Voy a aplicar ahora estas distinciones fonéticas a la práctica de las rimas, y vuelvo a repetir que este no es un tema tratado en los manuales de métrica y lo que indico son mis opiniones personales. Lo que me gustaría es poder abrir un debate sobre el tema en el que consiguiésemos llegar a un consenso sobre la existencia o no de esas gradaciones de rima asonante en función de las consonantes existentes en esa parte de la palabra que determina la rima. Para ello, voy a indicar una serie de proximidades o lejanías rimáticas adjuntando ejemplos.

 

La distinción entre pares de sordas y sonoras es pequeña, y los sonidos que tienen un punto de articulación lejano se distinguen más de los que lo tienen cercano.

 

Las oclusivas tienen una asonancia bastante fuerte entre sí : sapo / ambos / zapato / estado / lago /tabaco, producto de esa pequeña explosión al pronunciarlas. Esta similitud aumenta en los pares sordo y sonoro: zapato / estado.

 

Entre las fricativas hay bastante proximidad entre la “f” y la “z”: taza / gafa , y ya he comentado la confusión en el seseo entre la “z” y la “s”

 

Otra proximidad y confusión comentada es la de la “y” y la “ll”: batalla / playa , y también son próximas la “y” y la “ch”, sobre todo cuando la primera se pronuncia como africada: muchacha / playa.

 

Los sonidos nasales, laterales y vibrantes están relativamente próximos dentro de cada modo (m/n, n/ñ, l/ll, r/rr), pero no con los otros modos: mana / dama, gana /maña, malla / bala, para /barra.

 

La ausencia de consonante intervocálica suele disminuir la fuerza de la asonancia. Por ejemplo “tía” tiene una baja proximidad a “hija” o “chica” aunque rimen en asonancia.

 

En el caso contrario, la rima con doble consonante intervocálica inseparable (pr, br, pl, bl, fr, fl, gr, gl, kr, kl, dr y tr) suele estar muy próxima a la de consonante simple: cafre / gafe, lacra / flaca.

 

En las dobles consonantes intervocálicas separables, se dan casos como en mármol / árbol en que se refuerza la rima al compartir  la “r” y la “l” final.

 

Cuando la rima es aguda la asonancia suele ser fuerte a pesar de la presencia de una consonante final diferenciadora: pasión / reloj / mató ,  Madrid / recibí / decir , por la fuerza de la sílaba aguda, la brevedad de la rima y a veces por la no pronunciación de la consonante final.

 

Las consonantes posvocálicas, la más normal es el plural “s”, suelen influir poco en la diferenciación del sonido. Por ejemplo si coincide el resto de la rima, ésta es prácticamente consonante: mapa / capas.

 

Como ejemplo final, un poema en rima asonante de Blas de Otero, “A la inmensa mayoría” con  comentarios:

 

Aquí tenéis, en canto y alma, al hombre 
aquel que amó, vivió, murió por dentro 
y un buen día bajó a la calle: entonces 
comprendió: y rompió todos sus versos. 

Así es, así fue. Salió una noche 
echando espuma por los ojos, ebrio 
de amor, huyendo sin saber adónde: 
a donde el aire no apestase a muerto. 

Tiendas de paz, brizados pabellones, 
eran sus brazos, como llama al viento; 
olas de sangre contra el pecho, enormes 
olas de odio, ved, por todo el cuerpo. 

¡Aquí! ¡Llegad! ¡Ay! Ángeles atroces 
en vuelo horizontal cruzan el cielo; 
horribles peces de metal recorren 
las espaldas del mar, de puerto a puerto. 

Yo doy todos mis versos por un hombre 
en paz. Aquí tenéis, en carne y hueso, 
mi última voluntad.  Bilbao, a once 
de abril, cincuenta y tantos. Blas de Otero.

 

Pido la paz y la palabra (1955).

Blas de Otero

 

Se trata de versos endecasílabos que riman en asonancia. Los impares en o-e, y los pares en e-o. Veamos si hay similitudes fonéticas más allá de las vocales, y si están separadas por pocos versos, ya que hay que tener en cuenta que la distancia reduce la similitud.

 

Los impares: hombre / entonces / noche / adónde / pabellones / enormes / atroces / recorren / hombre / once. Se repite hombre pero separado por 15 versos por lo cual no influye. Hay una cierta similitud entre entonces / adónde  por la repetición de “n” y la relativa cercanía de “z” y “d”. También alguna entre atroces / once  por la coincidencia de “z” pero están separadas por 5 versos.

 

Los pares: dentro / versos / ebrio / muerto / viento / cuerpo / cielo / puerto / hueso / Otero. Aquí hay consonancia entre muerto / puerto, pero separada por 7 versos. También hay una cierta similitud entre muerto / viento / cuerpo  que sólo están separadas por un verso, y las primeras comparten “t” y la segunda y tercera las oclusivas sordas “t” y “p”; además cuerpo / puerto, que comparten “r” y las oclusivas anteriores, están separadas por 3 versos. Estas cuatro palabras muerto / viento / cuerpo / puerto , serían la serie con más fuerza consonántica de este poema en asonantes.

 

En este artículo he intentado ir más allá de la clásica división de la rima entre consonante y asonante, tema muy poco analizado en los tratados clásicos de métrica. Es un campo en el que hay mucho trabajo teórico-práctico a realizar y del que me gustaría tener comentarios de los lectores para ir buscando consensos.

 

Todas las entradas de “Vamos a hablar de métrica”

Blog del autor
Ricardo Fernández Esteban
Ricardo Fernández Esteban
Ricardo Fernández Esteban
Ricardo Fernández Esteban
Ricardo Fernández Esteban
Ricardo Fernández Esteban
Ricardo Fernández Esteban
Ricardo Fernández Esteban
Ricardo Fernández Esteban
Ricardo Fernández Esteban
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress