Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

José Ramón Ponce
Domingo, 29 de enero de 2017
VISUALIZACIÓN Y CEREBRO

La imagen en el cáncer

Guardar en Mis Noticias.

He demostrado en mis investigaciones que aplicando al enfermo de cáncer terapia de Relajación nervioso-emocional se logra reducir el dolor, ansiedad, depresión, y efectos colaterales de quimioterapia.

“Las mujeres melancólicas son más propensas al cáncer que otras.”

Galeno (129 D. C.)

 

Desde que Galeno, padre de la medicina, escribió esas palabras en De Tumoribus, y en Inglaterra, en 1601, se definiera el cáncer como: …hinchazón o llaga procedente de la sangre melancólica, alrededor de la cual las venas aparecen de un color negro u oscuro, extendiéndose como las garras de un cangrejo, ha existido la sospecha de que la depresión crónica, profunda, y en cierto modo inconsciente, es factor que propicia cáncer.

 

Sin embargo, algunos autores médicos afirman que a partir de alguna fecha en los inicios del siglo XX, dejó de prestarse atención a esa posibilidad. No fue comprobada (o no se quiso comprobar), e irremediablemente en ello quedaron arrastrados aspectos psico-emocionales relacionados al cáncer. A pesar de todo, numerosos oncólogos, hematólogos e inmunólogos coinciden en que la depresión puede estar asociada a esa enfermedad.

 

Es necesario enfatizar que en todo caso no sería la simple depresión participante en el origen del cáncer, sino la de nivel crónico, y más importante, cuando haya propensión o modificación genética coadyuvante a contraer la enfermedad.

 

Son numerosas las investigaciones que apuntan a esta posibilidad, pero una de las destacadas fue realizada, entre 1948 y 1964, por la Profesora Caroline Bedell Thomas, de John Hopkins University. Ella llevó a cabo un estudio con 1337 estudiantes de medicina, demostrando que depresión y soledad estaban muy ligadas al origen del cáncer. También se han llevado estudios experimentales en animales, principalmente ratones, en los cuales se ha observado que al estar sometidos a aislamiento o agresión contraen más fácilmente esa enfermedad.

 

Lo cierto es que he podido observar, después de más de veinte años aplicando mi técnica Relajación nervioso-emocional en pacientes de cáncer, que todos escondían pasado deprimente, incluso algunos desde temprana infancia. Otros habían sufrido la pérdida de hijos, soledad, frustraciones severas, u otras circunstancias traumáticamente estresantes. Nunca he realizado una investigación dirigida a encontrar esa correlación, por lo cual no poseo evidencia científica para demostrarlo, pero es la impresión obtenida.

 

De cualquier manera, aunque el cáncer es una enfermedad donde actúan diferentes causas, desde genético-hereditarias hasta ambientales, dentro de estas participa de alguna manera la depresión. Por ejemplo, está demostrado en la literatura científica que el estrés severo y sostenido por largo tiempo produce alteraciones hormonales que deterioran el sistema inmunitario, especialmente células NK o Killer, las cuales juegan importante papel en la reducción del cáncer; aunque aún la ciencia no conoce con claridad este mecanismo neuroquímico.

 

Con mayor precisión, he observado que efectividad de la Relajación nervioso-emocional en suministrar al paciente profundo estado de bienestar, lo conduce a la visualización de la efectividad del tratamiento. En consecuencia, aumenta el optimismo y la esperanza, y por ende se contribuye a la mejor evolución del paciente; aunque no haya sido planteada la posibilidad de curación. Estas conclusiones obtenidas han sido expuestas en mi tesis de doctorado y en el libro que de esta se deriva, Método Integral de Reducción del Estrés. En este libro se exponen detalladamente Estudios de caso de quince pacientes, seleccionados dentro del conjunto atendido durante largos años. 

 

Al margen de las causas del cáncer, se reportan casos desconcertantes en artículos científicos en torno a remisión espontánea de esta enfermedad, considerando algunos que la fe religiosa, mantenida con absoluta convicción, y visualizándose el poder omnipotente del ser superior, ejerce efecto modificador sobre el sistema inmunológico, haciendo remitir la enfermedad.

 

He demostrado en mis investigaciones que aplicando al enfermo de cáncer terapia de Relajación nervioso-emocional se logra reducir el dolor, ansiedad, depresión, y efectos colaterales de quimioterapia.

 

Se ha logrado disminuir edema ascítico en los casos que lo padecen. Aumenta apetito, peso, calidad del sueño, estado anímico, vigor, conversación y relación social; pero el beneficio más importante y crucial es el aumento del optimismo y la esperanza.

 

Estos resultados han sido expuestos también en miles de artículos científicos con la utilización de otras técnicas inductoras de estados de relajación y serenidad general en el paciente. Se pueden encontrar en bases de datos como MedLine, PsychoInfo, por ejemplo.

 

Sin embargo, he podido observar también el papel que juega la visualización en el logro de estos resultados. Se describen a continuación por etapas:

 

  1. Cada paciente guardaba sus propias expectativas sobre la técnica y sus efectos. Algunos eran escépticos ante los acontecimientos pero se sometían de cualquier manera a la terapia.
  2. Todos y cada uno experimentaba su mejoría, unos decían repetidamente “que bien me siento”, “que tranquilidad”. Otros habían sido sometidos antes a otras técnicas como visualización dirigida, yoga, meditación, relajación progresiva, y otras, pero no habían podido relajarse.
  3. El efecto relajante de la técnica aplicada “disparaba” la credibilidad, lo cual infundía esperanza y optimismo.
  4. No obstante se les aclaraba que ese estado era fugaz, no permanente. Lo importante y lo que a mí me interesaba no era lo que sentían al momento de salir de la relajación, sino al cambio que subyacente e inconscientemente se producía, donde cada día mejoraba más, pero solo se percataría cuando se hacía evidente. Paradójicamente este mensaje aumentaba la efectividad de la técnica.
  5. La convicción en la eficacia aumentaba el optimismo, inducia esperanza y la visualización espontanea era de la curación; aunque en todo momento se excluía esa posibilidad.
  6. Llegaba un momento que los pacientes, si estaban postrados en la cama, se levantaban, caminaban, bailaban, trabajaban, y otros cambios más.
  7. Sin embargo, a todos, y a los familiares también, se les explicaba que si la terapia se abandonaba abruptamente, los síntomas regresaban con fuerza. Así ocurrió en todos los casos en que esto sucedió.

 

Aunque los casos de que tengo noticia han fallecido, es evidente el cambio favorable que tiene con el logro de un estado profundo de inhibición de su sistema nervioso; es decir estado de relajación. 

Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios. Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress