Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Valdemar Ramírez Loaeza
Domingo, 18 de diciembre de 2016
El Avispón Verde

¿Quién se acuerda de Van Williams?

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Televisión

El Avispón Verde no combatía contra la trata de mujeres, la producción y distribución ilícita de bebidas alcohólicas, o contra las redes de extorsionadores, sino contra ladrones de inventos o de bancos.

El Avispón Verde

 

Francamente, yo no lo recordaba. Este actor interpretó a Britt Reid, la identidad secreta de El Avispón Verde, personaje de televisión que me importaba un bledo cuando veía la serie del mismo nombre (creada en 1966 pero vista por mí en la década de los ochenta). Aclaro que este artículo lo escribí antes de enterarme de su fallecimiento.

 

Cuando fui niño, en casa sólo teníamos una televisión, en blanco y negro, y ahora que he visto algunos episodios a color, sospecho que las damas probablemente veían la serie por el verde de los ojos de Van Williams detrás de un antifaz también verde; pero la razón por la cual mis colegas de la primaria y yo nos apresurábamos a llegar a casa era para ver a Kato, interpretado por Jun Fan, alias Bruce Lee. Disfrutamos tremendamente y comentamos con entusiasmo cuando el chofer-guarura vestido de negro dio una patiza memorable a Robin, en el “crossover” de la serie con “Batman”.

 

Público despiadado, no nos equivocábamos al identificar lo importante de la producción, pues en Hong Kong la misma serie se llamaba “Las aventuras de Kato”. Se trata de una creación de los mismos autores de “El Llanero Solitario”. Aquí podemos ver claramente la filiación entre género “western” y policiaco de la que habla Mempo Giardinelli en “El género negro”, aunque, por su asepsia y ligereza, “El Avispón Verde” se acerca, muy tempranamente, a lo que sería el género de espionaje, ya edulcorado, alejado del concepto icónico de “The Untouchables” (1959).

 

Lo que queríamos, repito, era ver patadas espectaculares, gritos felinos y saltos acrobáticos, cuyo efecto en el público contrastaba con el cliché de la onomatopeya con que en Batman sustituían lo que podría haber sido más emocionante de la serie: las secuencias de pelea.

 

El Avispón también contaba con un automóvil muy especial, cuyo nombre me fascinaba por su sonoridad femenina (Betsabé en español, aunque ahora sé que en inglés era Black Beauty), pero cuyo diseño me parecía una mariconada frente al Batimóvil. Punto para el Dúo Dinámico, a despecho de lo sosos que eran el Batman interpretado por Adam West y el Robin de Burt Ward.

 

El Avispón Verde no combatía contra la trata de mujeres, la producción y distribución ilícita de bebidas alcohólicas, o contra las redes de extorsionadores, sino contra ladrones de inventos o de bancos.

 

No podía faltar la mujer fatal de cada episodio, heredera directa, pero diluida, de las mafiosas de “The Spirit”.

 

Hablando del detective enmascarado inventado por el gran Will Eisner, que además es uno de los antecesores del mismo Caballero de la Noche, algún día oí a alguien decir que The Spirit tuvo su propia serie de TV, pero fue opacada por The Green Hornet.

 

No he encontrado referencias al respecto, pero lo que sí puedo afirmar es que fue una desgracia total la adaptación a cine (2008), donde es demasiado evidente la pecosa y ultraderecha mano de un Frank Miller ya en franca decadencia creativa.

 

Así como evité la nueva versión cinematográfica de Don Gato y su Pandilla (Top Cat) he evitado sistemáticamente ver la adaptación a cine de “El Avispón Verde”, y seguiré haciéndolo. ¿A quién diablos le importa un Avispón sin el original, único e inigualable Kato?

 


 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress