VER EN VERSION CLASICA
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Ricardo Fernández Esteban
Viernes, 16 de diciembre de 2016

ÚLTIMOS CONSEJOS SOBRE SINALEFAS E HIATOS

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Artes Poesía

¿Cuándo hay sinalefa de más de dos vocales o de vocales repetidas, y cómo afectan los signos de puntuación?

Siguiendo y concluyendo con los artículos sobre sinalefas e hiatos, trataré en éste de cuando se repite la vocal de fin e inicio de palabra, de las sinalefas de más de dos vocales seguidas y de si los signos de puntuación impiden la sinalefa.

 

Si las vocales de la sinalefa coinciden (vocal doble), las reglas de átonas y tónicas son similares a las del artículo anterior: si las dos son átonas, sinalefa; si las dos son tónicas, hiato (que a veces se puede forzar a sinalefa). En cuanto a la combinación de átona y tónica, suele tender a la sinalefa, pero según el contexto es admisible el hiato. Unos cuantos ejemplos basados en endecasílabos:

 

Dos átonas: Libre la frente que el casco rehusa (R. Darío) >  Li-bre- la- fren-te- que el- cas-co- re-hu-sa: sinalefa fluida en “que el” que suele pronunciarse “que’l”

 

Dos tónicas: Y me quedé / hecho el rey del olvido  (JR Jiménez)  Un hiato claro. Si se quisiera pronunciar con sinalefa “quedé hecho”: Y- me- que-déhe-cho el- rey- del- ol-vi-do , sería un decasílabo y no se entendería bien el significado. Juan Ramón Jiménez (Sonetos Espirituales XLV) lo incluye en un poema de endecasílabos, en el que varios versos tienen ritmos dispares. Éste, analizado como hiato, sería un dactílico con acento en 7ª que tendría que destonificar algo el acento de “hecho”:  “Y- me- que--he-cho el- rey- del- ol-vi-do”. Por eso, yo prefiero recitarlo como un dodecasílabo con hemistiquios (5+7) “Y- me- que-/ he-cho el- rey- del- ol-vi-do”, ritmo que combina bien con los endecasílabos acentuados en 6ª. He efectuado estos comentarios sobre este verso, para apoyar de que muchas veces la métrica permite  variaciones y deja a criterio del autor o el rapsoda la forma de recitado.

 

Dos tónicas: Fue émulo de tantos de los mitos > Fue- é-mu-lo- de- tan-tos- de- los- mi-tos : otro caso de hiato en “Fue e-”, ya que si se intenta pronunciarlo en una sílaba es difícil entender el significado. “Fueé-mu-lo- de- tan-tos- mi-tos”

 

Átona y tónica: Y era llorar tu único destino (Espronceda) Y e-ra llorar- tu- ú-ni-co- des-ti-no . Espronceda lo incluye como endecasílabo, que es la pronunciación más normal, efectuando el hiato en “tu único”, aunque podría considerarse decasílabo en un contexto de versos similares, ya que la pronunciación: “Y e-ra llorar- tú-ni-co- des-ti-no” es admisible.  

 

Tónica y átona: Aunque te dé esperanza sin final > “Aun-que- te- es-pe-ran-za- sin- fi-nal”: puede realizarse bien con sinalefa como endecasílabo. Pero en un verso similar: Aunque te dé envidia su figura > “Aun-que- te- - en-vi-dia- su- fi-gu-ra” puede efectuarse un hiato para mantener un ritmo endecasílabo, si lo requiere el contexto.

 

Ahora comentaré las posibilidades de que la sinalefa una a más de dos vocales. Para que se produzca esta unión silábica las vocales deben estar ordenadas de mayor a menor fuerza, de menor a mayor fuerza o a las más fuertes estar situadas en el centro. En cambio, no puede haber sinalefa si la o las vocales centrales son más débiles que las laterales. Veamos unos ejemplos, y recordemos que “a” es vocal fuerte, “o” y “e” semifuertes, y “u” e “i” débiles. Por ello suelen formar sinalefa grupos vocálicos como: iao, eai, eau, uoi, ioae, ioau, etc. Y no suelen formarla: aia, aie, euo, eie, oie, aiue, oaia, etc.

 

Dos ejemplos de las Soledades de Góngora:

 

donde, aún cansado más que el caminante,>  don-de, aún- can-sa-do- más- que el- caminante,

que parientas del novio aun más cercanas > que- pa-rien-tas- del- no-vio aun- más- cer-ca-nas

 

en que los versos se recitan como endecasílabos, gracias a las sinalefas “eaú” y “ioau” respectivamente.

 

O las conocida sinalefas de cuatro y tres vocales del verso de Espronceda en la Canción del pirata: Asia a un lado, al otro EuropaA-sia a un- la-do, al- o-tro Eu-ro-pa , donde “iaau” y “oeu” hacen que se recite como octosílabo.

 

O hasta una sinalefa de cinco vocales como en este verso: Volvió_a_Eurídice el mísero los ojos > Vol-vió_a_Eu--di-ce el- -se-ro- los- o-jos, “ióaeu”, endecasílabo algo forzado por la tonicidad de la siguiente sílaba “”, pero que es posible, ya que se da esta proximidad en la primera parte del verso que es más permisiva.

 

Tampoco se forma sinalefa de tres vocales cuando la intermedia es una conjunción, por la menor fuerza de la “y” o “u” o también por la parada fónica que se da aunque sea una vocal semifuerte “e” u “o”. En estos casos, la sinalefa de dos se produce entre la conjunción y la última vocal:

 

Querida y adorada > Que-ri-da- y a-do-ra-da

Una u otra solución > U-na- u o-tra- so-lu-ción

Eterna e inmortal > E-ter-na- e in-mor-tal

Alegre o enfadado > A-le-gre- o en-fa-da-do

 

Por último, para concluir con el tema de las sinalefas, trato el controvertido tema de si los signos de puntuación, tales como la coma, el punto y coma, el punto, etc., interrumpen o no la sinalefa. En mi opinión, en ese caso hemos de basarnos en si ese signo de puntuación necesita una parada fónica o no la precisa.

 

Dos ejemplos de frases parecidas con realización fonética diferente:

 

Cuanto tiempo sin verte. Estaba escrito

que esa ausencia te haría ser un mito.

 

Cuan-to- tiem-po- sin- ver-te-. Es-ta-ba es-cri-to: Para mí no puede haber sinalefa, porque la pronunciación para transmitir el correcto significado requiere una parada fónica en ese punto y seguido, y el verso se transforma en un dodecasílabo de (7+5)

 

“Cuanto tiempo si verte”, estaba escrito

en aquel muro del solar maldito.

 

“Cuan-to- tiem-po- sin- ver-te”, es-ta-ba es-cri-to : En cambio, este verso se pronuncia sin una parada fónica significativa y la sinalefa hace que se recite como endecasílabo.

 

O este otro verso: y, fundido en el Todo, amar la nada >  y,- fun-di-do en- el- To-do-, a-mar- la- na-da : que considero un dodecasílabo (7+5), ya que la necesaria pausa fónica impide la sinalefa.

 

En cambio, cuando la coma tiene sólo funciones sintácticas, como es indicar la elisión de un verbo, puede efectuarse la sinalefa:  Yo soy estibador, mi hermano, artista > Yo- soy- es-ti-ba-dor,- mi her-ma-no, ar-tis-ta: ya que esa coma entre “hermano” y “artista” no supone una parada fónica y el verso puede recitarse como endecasílabo.

 

Concluido ya este tema de las uniones y separaciones silábicas, en posteriores artículos se tratará de las rimas entre versos.

 

Todas las entradas de “Vamos a hablar de métrica”

Blog del autor
Ricardo Fernández Esteban
Ricardo Fernández Esteban
Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios. Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress