Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Ramón Ponce
Sábado, 3 de diciembre de 2016
VISUALIZACIÓN Y CEREBRO

Insight en el sueño

Guardar en Mis Noticias.

El sueño y sus misterios han atraído la humanidad desde siempre, y especialmente el insomnio ha sido un desesperante azote. Su antecedente más antiguo se encuentra en el Sueño del templo, en la antigua Grecia.

¿Por qué la vida psíquica no duerme? Hay, sin duda, algo que se opone a su reposo. Sigmund Freud

 

Eran lugares de descanso en donde se aplicaba música, baños, masajes, juegos, y otras actividades placenteras. Por la noche los pacientes dormían en el Abatón, cerca de los dioses, y al otro día sus sueños eran analizados por sacerdotes.

 

Se observa la importancia del sueño para los antiguos en las Camas colgantes, de la Roma antigua, y el primer escrito en torno al sueño fue de Artemidoro, La interpretación de los sueños. Por añadidura, ha quedado para la posteridad la frase acuñada por Horacio: No he pegado los ojos. En 1802 se publica el primer libro con consejos para dormir.

 

Ivan PavlovTiempo después, Sigmund Freud, de Viena, e Iván Pavlov, de Rusia, hacen nuevos aportes al estudio del sueño. Sin embargo, su avance más notable en la época actual se produce en la década de 1930, cuando Alfred Lee Loomis (1887 – 1975), profesor de Fisiología de Universidad de Princeton, descubre a plenitud que el cerebro estaba activo durante el sueño. Esos estudios son continuados desde el año 1953, por los norteamericanos Nataniel Kleitman (1895-1999), William Dement (1928-), y Eugene Aserinsky (1921–1998), quienes descubren el sueño REM; aunque antes ya había sido enfocado por Iván Pavlov en su concepto de sueño Paradojal y Ultraparadojal.

 

A través de la historia el sueño no se ha tomado solo como un medio de descanso y restauración física, sino que ha sido medio de profecías, predicción de hechos, indagación de trastornos mentales, entre otros fines, fuera de índole mágica o científica. Lo cierto es, músicos, escritores, poetas, científicos, pintores y otras personas han sido favorecidos en su labor por utilización eficaz del sueño.

 

A menudo te duermes buscando en tu mente la solución de un problema, explicación a interrogante científica, o la inspiración artística, y mientras duermes aparece la solución por medio del proceso de Insight; durmiendo o al despertar. A veces ella es la quien te despierta. En otro ejemplo, si al momento de ir a la cama recuerdas algo angustioso, tu cerebro, por Insight, busca por sí mismo ajuste emocional, y al despertar te sientes mejor, tranquilo. Además, la visualización eficaz antes de dormir permite un sueño más placentero. Por ello ese estado es un instrumento útil cuando es aplicado correctamente, y desde el momento de pre-sueño.

 

La mayoría de las imágenes oníricas, durante el sueño, son olvidadas al despertar. Son producidas por experiencias agradables o desagradables durante el mismo día o en los anteriores; en ocasiones hasta años lejanos. Pero también inciden las condiciones ambientales, los movimientos musculares o estomacales, o estímulos lumínicos, entre otras. También inciden mecanismos inconscientes de distorsión durante el sueño; aunque aún son poco conocidos por la ciencia. Por otra parte, tensión, ansiedad, depresión, fatiga, traumas reprimidos, producen pesadillas o terrible despertar.

 

Por otra parte, existen dos tipos de sueño, los cuales se alternan entre sí mientras se duerme: el No-Rem y el Rem.

 

Rem

 

Rem predomina mientras se acerca el despertar, y su nombre proviene del idioma inglés, o sea Rapid Eyes Movement (movimiento rápido de ojos), haciendo referencia al movimiento ocular que tiene lugar. Es un sueño profundo, donde coincide la distensión muscular con elevada activación nerviosa, a pesar de estar dormida la persona. En registros electroencefalograficos e imágenes electrónicas del cerebro se brinda en esta fase la apariencia de estar totalmente despierta la persona. Paradójicamente, en el sueño Rem la imagen onírica es más nítida, y se recuerda mejor después del despertar. Curiosamente, es difícil despertar a quien está en ese periodo del sueño.

 

Por añadidura, en Rem se producen más infartos, imágenes oníricas de terror, pesadillas, y otros trastornos. Además, es más usual el sonambulismo y somniloquio (hablar dormido). En los niños se puede producir el llamado Terror nocturno, cuando despiertan aterrorizados. Existen aún muchas interrogantes en la ciencia con respecto al Rem.

 

Por el contrario, la fase No-Rem, la cual es llamada también sueño Delta, responde predominantemente a la necesidad de descanso, y posee varias sub-fases. Estas se cuentan desde la uno, donde aún es muy ligera, hasta la cuatro, muy profunda. Es de destacar que el estrés o la fatiga intensa, impide llegar a la cuatro.

 

En sueño Rem es donde se produce Insight mientras dormimos, y resulta de elevada utilidad para adquirir calma, ajuste emocional a la adversidad, lograr solución a problemas o fructificar la creatividad con respecto una tarea propuesta. Para obtener beneficio de ese proceso, sigue las siguientes indicaciones:

 

  • Tienes algo que resolver, de cualquier índole, lo tienes presente en la mente.
  • Pero antes de ir a dormir debes tener una actividad sedante y placentera. Un film agradable, conversación, juegos de mesa, o lectura refrescante, aunque te quedes dormido en la primera página.
  • Durante ese tiempo previo el problema continuará presente en la periferia de tu consciencia, aunque ni te percatas de ello, pero al mismo tiempo adquieres serenidad; imprescindible para lograr el Insight.
  • Al acostarte a dormir, lo más probable es que regrese el problema a tu memoria, no lo evites. De cualquier manera vendrá por sí solo. En ese momento comienzas a visualizar pormenores del problema, sus enlaces, causas, consecuencias; déjalo estar en tu consciencia a medida que te invade el sueño. Deja que las imágenes se deslice suave y serenamente al sueño, sea un problema a solucionar, ajuste emocional ante lo hiriente o una idea creativa que pretendes alcanzar.
  • De ese modo lo más probable es que logres la solución. En ocasiones aparece en tu mente en cuento abres los ojos, en otras ella misma te despierta a mitad de la noche, y en otras te levantas y crees que no has podido resolver el conflicto, pero en el transcurso del día te asalta a la mente de improviso.
  • Esas imágenes en pre-sueño de ninguna manera pueden estar cargadas de un sentimiento de fracaso. Por el contrario, debes visualizarlas con la convicción en el “fondo de tu ser” que el problema será resuelto.
  • De cualquier manera, no te acueste con el estrés acumulado durante el día, con tensión excesiva, ansiedad, fatiga. No se duerme bien aunque así lo parezca, el efecto estresante se traslada al sueño, se multiplica y anula el insight.

 

En general, si no puedes desprenderte del asunto que te intranquiliza y no te puedes dormir, no te acuestes, levántate, siéntate alejado de la cama a reflexionar la causa de insomnio. Tampoco intentes evadir problemas mediante el sueño, es peor, ni trates de dormir de modo forzado por medio de somníferos.

 


 

 

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress